en la popular de Tigre para ver a su hijo

Con la nariz contra el alambrado, una bufanda de Tigre y el revoleo de la mano en varias canciones, Carlos Retegui pasó la tardecita del domingo: en la popular del Matador, vio la actuación de su hijo Mateo frente a Estudiantes. Y le trajo suerte: el centrodelantero puso el 1-0 con un muy buen anticipo.

El Chapa, así, no vio al menos el final del partido de Las Leonas, que perdieron la final del Mundial contra Países Bajos. Pasa que quería ver a Mateo, que sostiene su buen presente en Tigre, donde llegó a préstamo de Boca.

La presencia de Retegui en la popular se produjo días después de ser noticia y trending topic por no acompañar a Carlos Tevez en el cuerpo técnico de Rosario Central. Una decisión que generó mucho ruido mediático y aclaraciones de ambas partes.

Las duras palabras de Tevez

“Sabíamos de la situación de Central. Estoy convencido. Si no, no estuviera acá. Te puede ir mal o bien. Decidimos agarrar. El (por Retegui) siempre fue de cuando llegara el momento, de ir juntos y renunciar. Era su sueño. Por eso veníamos trabajando. Iba a ser importante porque teníamos visiones diferentes, importante complementarte con alguien. Tenía una visión de movimientos y planear las cosas por el hockey. Uno, como recién arrancaba, te podía dar una mano en esas cosas. Pero estoy muy bien, trabajando y seguimos para adelante”.

“No hablo más con una persona que actuó de esa manera. ¿Qué podés hablar? Yo tengo palabra. La tengo cuando la doy. Muchos querían que no agarrara Central, pero nadie me maneja la vida. Si doy mi palabra, la cumplo. El fútbol no es para cagones”.

La defensa de Retegui

“De lo que dijo me enteré después de almorzar con mis hijos. Puedo entenderlo, tengo un compromiso muy grande con la Secretaría de Deportes de la Ciudad de Buenos Aires, con los clubes de barrio, con los deportistas de alto rendimiento. Hace diez días dije que era muy difícil acompañarlo por mi gestión acá, con una responsabilidad muy grande. Me sentía incluido en el proyecto de Carlos desde otro lugar y no simetrizaron los tiempos. La coyuntura del día a día hace que uno tenga que elegir, Mi compromiso con mi gestión, de seis meses, con el apoyo de todo el equipo de la Secretaría hace que no pueda acompañarlo, solo tengo palabras de agradecimiento para Carlos, para su entorno. No es bueno que alguien que yo pensaba que era mi amigo dijera lo que dijo. Lo lamento”.

“El proyecto era para un año y medio y de la noche a la mañana llegaron las propuestas como llegaron, no solamente de un grande como Rosario Central, sino de otros clubes en las semanas anteriores. Pero yo tengo un compromiso muy grande con la Secretaría, con muchas familias que vinieron a trabajar, para generar apoyo a los clubes de barrio, que son más de 400, para modernizar todo. Para mí era más fácil irme al fútbol, iba a tener reconocimiento, fama. podía terminar en cualquier parte del mundo porque Carlos abre puertas. Pero no me iba a quedar tranquilo si algunas familias de quedaban sin trabajo. Cuando uno llega a un lugar trae su equipo de trabajo, y yo tuve apoyo incondicional. Había que optar y pensé en esas familias. Fue muy difícil, Carlos sabe que hubo noches que no dormí. Carlos lo sabe. Hasta que se fueron a Rosario lo acompañé. Yo podía acompañarlo desde un lugar que no interfiriera la gestión. Puedo entender el enojo, las descalificaciones, pero yo estoy tranquilo. Mis amigos saben cómo soy y cómos soy amigo de mis amigos. Y cómo actúo ante la adversidad”.

La ironía de Carlitos

“Si Retegui dijo que era mi amigo, ¿cómo serán mis enemigos entonces?”

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *