“El técnico me dijo que vaya y no tuve dudas”

Su imagen recorrió el mundo. Miguel Urquiza tiene apenas 21 años y ataja en Pilcomayo, un humilde equipo de su Paraguay natal, que hasta el cierre de esta temporada militaba en la Primera B del fútbol guaraní. El club venía peleando por no descender desde hace varios años y éste no fue la excepción. En la primera rueda del campeonato, sólo sumaron 8 puntos en 15 partidos, por lo que la permanencia en Segunda estaba en riesgo como nunca antes…

Por eso, el partido ante 3 de noviembre era vital: Pilcomayo necesitaba sí o sí del triunfo de visitante para no perder la categoría. El trámite del juego no lo favoreció y hasta el final caía 1-0, pero los minutos finales dieron un giro inesperado… El árbitro adicionó 5′ y Urquiza, entre la desesperación del momento, abandonó el arco, tomó la lanza y se fue arriba, como un delantero más.

Mirá también

Mirá también

Así, faltando un minuto y medio para el cierre, su equipo tuvo un lateral cercano al arco del local y, luego de una serie de rebotes, la pelota le quedó limpia al arquero, que metió una volea letal desde afuera del área con su pierna izquierda, empatando el partido y desatando la euforia de todos sus compañeros, cuerpo técnico e integrantes de la delegación presentes en el estadio.

Y no quedó ahí, porque a segundos de que se cumpla el tiempo añadido y se termine la ilusión, el joven tuvo una nueva chance para agigantar su papel de héroe, aunque su remate fue desviado por un defensor de 3 de Noviembre, y la caída, inevitable. Pilcomayo descendió, aunque Urquiza no olvidará jamás su tremendo golazo.

Mirá también

Pilcomayo descendió de categoría, pero la peleó hasta el final.

Pilcomayo descendió de categoría, pero la peleó hasta el final.

Mirá también

Las imágenes del tanto recorrieron el mundo y se volvieron virales, siendo un mimo para el arquero que, más allá del descenso, la peleó mucho para llegar hasta este lugar. A su actual equipo llegó en enero, entre las dificultades de la pandemia, luego de no ser tenido en cuenta y haber quedado libre de Guaraní.

Hizo las Infantiles en la escuela de fútbol de Cerro Porteño, donde atajaba con su categoría y se convertía en jugador de campo con las divisiones más grandes si era necesario. En Inferiores, con Nacional de Asunción, siempre fue al arco, pero con la habilidad con los pies como uno de sus fuertes, como la característica por la que se destaca.

En diálogo con Olé, el joven arquero repasa su corta carrera y cuenta cómo vivió su golazo con Pilcomayo. Además, qué se le cruzó por la cabeza a la hora de ir al ataque, cuáles fueron las indicaciones del técnico, la vez que fue a probarse a Banfield y tuvo que volver a su país, y dónde imagina su futuro luego de estar en boca de todos.

Mirá también

MIGUEL URQUIZA, EL ARQUERO DEL GOLAZO, CON OLÉ

– ¿Cómo fue tu comienzo en el fútbol?

– Los inicios fueron muy duros, pasé por muchas cosas. Gracias a Dios tuvo sus frutos. Después de Nacional fui al club 1° de Marzo teniendo 17 años, ya jugando en Primera y teniendo ese roce. Opté por eso para ganar experiencia y tener más choque, pero acá el fútbol de ascenso es muy duro. Cuando se presentó la posibilidad, lo pensé muchísimo. Ahí estuve un año. Después me fui a probar a Banfield, allá en Argentina, estuve una semana entrenando y quedé, aunque tuve problemas con los papeles. Si quería seguir, tenía que esperar seis meses. Opté por volver y seguir en el club que estaba, para luego pasar a Guaraní.

Miguel Urquiza durante su semana a prueba en Banfield.

Miguel Urquiza durante su semana a prueba en Banfield.

– Con Pilcomayo se iban al descenso y no había más oportunidades… ¿qué se te cruzó por la cabeza en el momento que te fuiste arriba?

– Era a todo o nada. El técnico me dijo que vaya y ni lo dudé. Él sabe cómo es mi juego, prácticamente soy un loco adentro de la cancha, ja. En la primera rueda del torneo ya lo había hecho, metí un gol, pero de cabeza. También fue sobre el final y marqué el empate, apliqué “la mano de Dios”. Ya es casi una costumbre, ja.

Mirá también

Mirá también

– Después del gol, casi hacés el segundo… ¿te imaginás lo que hubiera sido?

– Sí, justo me quedó atrás y no pude agarrarla bien. Hubiera sido una locura hacer el segundo, el estadio hubiese flotado, ja.

– Más allá de haber perdido la categoría con Pilcomayo, ¿qué lugar ocupa este golazo en tu carrera?

– Para mí es una oportunidad. Hasta ahora no se me está dando nada, pero creo que se me van a abrir puertas gracias a eso. Mi idea es pasar a otro club, es lo que estoy esperando. Ya recibí un llamado de Sportivo Luqueño, de la Primera División de Paraguay, pero nada concreto por ahora. Una de mis metas es jugar afuera de mi país y podría ser el fútbol argentino.

Mirá también

Urquiza recibió llamados de otros equipos tras su golazo.

Urquiza recibió llamados de otros equipos tras su golazo.

Mirá también

– Uno que hacía muchos goles siendo arquero era un tal Chilavert…

– Chilavert, sí. También era un loco, ja.

– ¿Qué referente tenés en el arco?

– A mí me gusta Keylor Navas, es uno de mis ídolos.

El arquero, mientras vestía los colores de Guaraní.

El arquero, mientras vestía los colores de Guaraní.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *