El silencioso trabajo de Falcioni para recuperar a Marcone

La determinación fue drástica. A Julio César Falcioni no le tembló el pulso para relegar a Iván Marcone. El técnico de 66 años decidió sacar al volante central luego de la floja producción que tuvo en el encuentro ante Huracán (1-1) el 16 de agosto, en Avellaneda. Y la decisión respondió al objetivo concreto de dejarle un mensaje contundente al futbolista y a todo el plantel. Un mes más tarde, la medida del DT rindió frutos: el mediocampista levantó considerablemente su nivel.

Mirá también

Mirá también

En ese momento, el Emperador le quitó el puesto a Marcone ya que no se encontraba en plenitud desde el punto de vista físico. En definitiva, le faltaba ritmo y no estaba al 100% de su potencial. La medida contuvo una potente bajada de línea para el grupo. El entrenador dejó claro que no va a tolerar que haya futbolistas que concedan ventajas. Por eso, Marcone no sumó minutos contra Godoy Cruz (1-1), Vélez (1-1) y Gimnasia (1-3).

Mirá también

¿Qué hizo el volante en ese lapso? Gustavo Otero, el exigente preparador físico del plantel, se encargó de diagramar una mini pretemporada para poner en óptimas condiciones al jugador de 32 años. “A algunos les falta una puesta a punto, bajar unos kilitos o incrementar la masa muscular. En algunos casos haremos algún ajuste en la parte aeróbica, aunque nada fuera de los parámetros normales”, comentó el profe tras el desembarco del Emperador, sin dar nombres propios. Marcone probablemente acusó recibo.

Mirá también

El volante de 32 años se puso a punto.

El volante de 32 años se puso a punto.

El mediocampista se abocó a recuperar el ritmo físico y futbolístico, ya que no había llegado al 100% tras su paso por el Elche de España, donde apenas logró jugar nueve encuentros en el primer semestre del año, de los que fue titular en tres. Falcioni valoró la actitud y la predisposición que mostró Marcone para trabajar en silencio y mejorar su condición. Y es por eso que el DT le devolvió la titularidad.

Mirá también

Luego de tres encuentros sin salir a la cancha, el volante jugó desde el arranque en los últimos tres encuentros ante Aldosivi (3-0), Sarmiento de Junín (2-1) y Vélez (2-0). Bien plantado, se repartió la mitad de la cancha con el capitán del equipo, Lucas Romero, quien pudo soltarse más al tener un acompañante a la hora de contener y recuperar la pelota. De hecho, Marcone es quien se ubica entre los centrales ante la pérdida y eso le concede un poco más de libertades al Perro.​

​Al volante se lo notó con una mayor intensidad con respecto a la versión que había mostrado en los ocho encuentros que disputó en el club antes de hacer la mini pretemporada: cuatro partidos con Eduardo Domínguez como entrenador, tres bajo el interinato de Graf y otro con Falcioni. El Emperador logró recuperarlo. Y de paso dejó claro que no se casa con los nombres.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *