El regalo bostero de Rojo a su mamá de River

Carina Arellano es hincha de River. O era, claro. Porque desde siempre, más que de un club, es hincha de su hijo. De todos modos, no deja de ser un regalo particular: Marcos Rojo decidió homenajear a su mamá en su día obsequiándole la camiseta de Boca que usa en cada partido. Sí, la número 6, pero con el nombre de ella, con la que posó previo a Huracán.

Carina, por supuesto, parece haberse olvidado definitivamente de su cariño por River. De hecho, subió la foto a su Instagram y le agradeció al central, que justo el sábado marcó su primer gol con la camiseta azul y oro. “Gracias amorcito, hermoso tu regalo”, le escribió, con la 6 y el nombre Carina en la espalda.

Mirá también

Marcos Rojo y su mamá Carina.

Marcos Rojo y su mamá Carina.

Mirá también

Rojo le regaló a su mamá la camiseta con la que posó antes de Huracán.

Rojo le regaló a su mamá la camiseta con la que posó antes de Huracán.

No es la primera vez que Carina recibe la camiseta de Boca de su hijo. Aunque el hincha fanático es Titi, el papá del defensor, ella también tiene guardada la casaca del debut de Marcos en el Xeneize, justamente contra River, en el superclásico por la Copa de Liga que se disputó este año (fue 1 a 1). Pero ahora, claro, la que le regalaron tiene su nombre.

Otra demostración de que Carina hincha por el equipo donde juega su hijo se dio cuando Rojo volvió a Estudiantes, desde el United, en el 2019. De hecho, fue ella misma quien lo confirmó por Instagram. “Y llegó el día, volvés a casa. Cuánto tiempo soñando con este momento”, escribió. Y durante ese tiempo volvió a hinchar por el Pincha.

Su mamá también tiene la del debut.

Su mamá también tiene la del debut.

Rojo, su primer gol y la Selección

Rojo volvió a jugar en Boca tras la expulsión en el superclásico, dio todo como de costumbre, disfrutó del 3-0 ante Huracán, convirtió su primer gol con la camiseta Xeneize y aseguró que todavía está ilusionado con ser citado para la Selección, a poco más de un año del Mundial de Qatar.

El festejo de Marcos contra Huracán, al convertir el penal. (Marcelo Carroll)

El festejo de Marcos contra Huracán, al convertir el penal. (Marcelo Carroll)

Mirá también

“El último gol había sido en el Mundial y tenía ganas, lo venía buscando y se dio”, dijo el central luego de patear y convertir el penal para el tercero de Boca en el Ducó. Fue un zurdazo cruzado, imposible para Marcos Díaz. Y fue un grito que no se le daba desde aquel gol sobre la hora que gritó el país, ante Nigeria en Rusia 2018, para meter al equipo nacional en los octavos de final de manera milagrosa.

Mirá también

Sobre sus sueños de Selección, que justamente atan este grito con aquél, contó: “Yo trabajo día a día para ganar en Boca, para dar y dejar todo en el club. Pero ese trabajo día a día también es por la Selección. Lo estoy haciendo bastante bien y sería bienvenido si viene. Me encanta estar en la Selección y siempre hice lo mejor que pude cuando me llamaron”, sostuvo.

Por lo pronto, pudo celebrar su primer gol en el club en 24 partidos que ya lleva disputados con la azul y oro. Y fue justo en la previa de un día muy especial, que vivió con toda su familia en La Plata: no sólo con su mamá Carina, sino con sus hermano Franco y sus tres hermanas, Sol, Micaela y Noelia. 

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *