El reencuentro del barrendero y la frase de Gallardo: “Capo de los capos”

Es viernes 16 de noviembre de 2018 y, hasta ese entonces, para Brian Ángel Velázquez es un día más. Nacido y criado en Fuerte Apache pero con actualidad en José C. Paz, el Chino, como lo llaman sus amigos, se prepara para afrontar una nueva jornada laboral. Es barrendero de Cliba en CABA y suele desempeñar su tarea en Palermo Soho, pero aquella noche un llamado del destino le hace modificar su recorrido habitual. Debe cubrir la ausencia de un compañero que es baja por enfermedad y la indicación que le dan es hacerse cargo de la Avenida Córdoba, de Bulnes a Scalabrini Ortiz. El cambio de ruta le cambiará también la vida. Y será recordado para siempre por Gallardo, por River y por los hinchas.

Mirá también

Al Muñeco le habían robado ese mismo sábado. “Fui a comer a un restaurante en Palermo y, cuando salí, tenía el vidrio trasero del auto roto. Se habían llevado mi maletín. Tenía el ipad, apuntes de las finales (de la Libertadores con Boca; faltaban ocho días para que se disputara la ida en la Bombonera) y también mi pasaporte. Al otro día fui a entrenar a Ezeiza y se comunicaron del club para avisarme que un muchacho tenía documentos míos. Lo hicimos venir en un remise y era un barrendero, recontra gallina, que había encontrado las carpetas esa misma noche. Nos trajo todo menos el ipad, que se llevaron los ladrones, charlamos un rato, le regalamos una camiseta, estaba re emocionado”, cuenta Diego Borinsky que Gallardo le confesó en una de las charlas que mantuvieron en los tramos finales de la realización de Gallardo Recargado, la segunda parte de la biografía del técnico de River.

Mirá también

Mirá también

Aquel encuentro entre Brian y Napoleón fue único pero no el único. El tipo que -literalmente- le salvó los papeles al técnico de River en la antesala de la final de Copa Libertadores más importante de la historia fue uno de los invitados especiales que tuvo la fiesta que se realizó este jueves en el Monumental en conmemoración al tercer aniversario del título obtenido el 9 de diciembre de 2018. Estuvo en la cancha con Carla, su mujer, y Mateo, su hijo de ocho años. Y se reencontró allí con Marcelo, su ídolo.

Mirá también

“Hooola capo de los capos”, le dijo Gallardo en cuanto lo vio. Y se fundieron en un abrazo. La charla, cálida, descontracturada, perduró por unos cuantos minutos. La felicidad en ambos era absolutamente genuina, tal como lo muestran los videos viralizados en las redes.

“Me voy, me voy con el mejor del planeta”, saludó Brian. “Un grande”, le respondió Gallardo. Así se despidieron. Y luego disfrutaron. Como en la final de aquella Copa Libertadores. En buena parte, gracias a los apuntes que encontró este héroe inesperado

Brian y su familia junto al técnico de River.

Brian y su familia junto al técnico de River.

El ángel de Gallardo y la Copa Libertadores.

El ángel de Gallardo y la Copa Libertadores.

La familia Velázquez en la fiesta por el tercer aniversario del 9/12.

La familia Velázquez en la fiesta por el tercer aniversario del 9/12.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *