El pibe del Lobo, invicto en dos clásicos en tres días y qué le dijo Zuqui

La garganta enrojecida, el corazón latiendo a mil pulsaciones por segundos y la alegría del corazón tripero a flor de piel. Benjamín Domínguez vivió una semana muy especial, jugando dos clásicos ante Estudiantes con apenas tres días de diferencia: uno el que el Lobo ganó en Reserva y el de ayer, en el Bosque, donde él fue participe necesario del empate agónico del equipo de Pipo Gorosito.

Nacido en Los Hornos hace 18 años, el delantero, fana del Lobo, llegó al club en 2018 y enseguida se hizo notar. De hecho, con nueve goles fue una de las figuras en el cuarto puesto que consiguió la Reserva de Chirola Romero en el último torneo. Y, obvio, Pipo enseguida tomó nota…

Mirá también

Lo convocó a entrenar varias veces con el plantel profesional, lo hizo debutar en noviembre, cuando lo mandó a la cancha en lugar de Pulga Rodríguez en el 5-2 ante Talleres y lo llevó a la pretemporada en Mar del Plata. Además, como premio, hace unos meses firmó su primer contrato.

El extremo hizo un buen partido el jueves, cuando los juveniles dieron vuelta el resultado en Estancia Chica (GELP lo ganó 2-1 gracias a los tantos de Miranda y Lescano) y Domínguez terminó festejando, colgado del alambrado, como un hincha más. Aunque de botines y del lado de adentro de la cancha…

Mirá también

Ayer por la tarde, en el Juan Carmelo Zerillo, entró pasaditos los 20 minutos del segundo tiempo para reemplazar a Johan Carbonero y fue más que importante para que los de Pipo forzaran el empate.

El pibe, una de las joyitas de las Inferiores, fue quien se animó en la última jugada del partido a sacar el derechazo que no pudo contener Andújar y que terminó con Eric Ramírez marcando el empate y desatando la locura del Lobo. ¡Benja ese abrazo, Domínguez!

Otro detalle de una tarde caliente

Fernando Zuqui quedó en el ojo de la tormenta en varios momentos, tanto durante el partido como en el final, cuando varios jugadores del Lobo fueron a buscarlo (principalmente Brahian Alemán, quien no ocultó su calentura con el mendocino). Pero, además, el pibe Benjamín Domínguez también vivió su propia experiencia con el ex Godoy Cruz y Boca. “Cuando enganché, Zuqui me gritó ‘pegale, cagón’. Y le pegué”, relató con simpatía sobre la jugada que terminó en el gol del empate.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *