El mundo según Bale

Nunca corrió tan rápido como cuando el pitazo final se escuchó en el Cardiff Stadium. Gales se clasificó a un Mundial después de 64 años y todas las miradas fueron sobre Gareth Bale, el capitán, máximo anotador y referente de su país. Tras vencer a Ucrania 1-0 con medio gol suyo (tiró el centro y fue en contra por un desvío) y ver el final desde el banco, salió disparado a festejar con sus compañeros y su gente tras haber ganado “el partido más importante de su vida” como lo definió él, ganador de cinco Champions con el Real Madrid. Un personaje siempre particular, Bale venía de jugar sólo siete partidos en la Casa Blanca (290’) en su temporada final. Sabiendo que queda libre en días, ya se despidió de España y los rumores indicaban que podía retirarse a los 32 años. “¿Con esto postergás tu retiro por un rato?”, le preguntaron. “Por un ratito”, respondió el zurdo con una sonrisa que lo decía todo.

Una muestra del verdadero Gareth Bale, más allá del que conoció el mundo futbolero dentro de una cancha. Un tipo sencillo, con mucho perfil bajo, que tuvo cuatro hijos y se casó con su novia de la adolescencia, que no toma alcohol porque no le gusta pero que tiene cerveza con su nombre y que ama jugar al golf. El 16 julio de 1989 Gareth Frank Bale llegó al mundo en Cardiff. Bueno para todos los deportes, de chico iba al colegio con Sam Warburton (llegó a ser capitán y ganador de dos Seis Naciones con Gales en rugby) y además de su habilidad para jugar al fútbol su otra gran característica era la velocidad que tanto rédito le dio luego: rompía marcas en los 100 metros. El Southampton le echó el ojo y se lo llevó aInglaterra con 10 años. Con 16 llegó el debut en Primera en abril de 2006 y en mayo, el estreno con su seleccionado con una asistencia.

Mirá también

En esa época jugaba como lateral izquierdo, con la cualidad de pasar bárbaro al ataque y ser importante en los metros decisivos. En 2007, el Tottenham lo compró por cinco millones, más 10 por objetivos. Y, de a poco, fue adelantándose en la cancha hasta convertirse en el tremendo atacante que se destacaba en los Spurs. Después de 200 partidos, el Real Madrid se interesó por él en 2013. Pero el dueño del Tottenham, negado a venderlo, lo terminó soltando cuando la transferencia llegó a ser de 100.000.000 de euros, el más caro del mundo en ese momento superando a Cristiano Ronaldo. Eso le valió la popularidad mundial y el cuestionamiento por la elevada cifra y si lo valía.

Gareth, máximo goleador de su selección e ídolo total en su tierra (EFE).

Gareth, máximo goleador de su selección e ídolo total en su tierra (EFE).

Con el diario del lunes, el hincha Merengue puede decir que sí fue una buena decisión: ganó cinco Champions (las mismas que el Barcelona en toda su historia) y anotando goles decisivos en finales (en la Décima, o una chilena tremenda), o entre ellas una corrida memorable ante el propio Barsa por Copa del Rey. Pero mientras las cosas iban bien dentro del campo, afuera era otra historia. Bale hablaba poco español y empezó a sufrir muchas lesiones al mismo tiempo que le daba lugar a su otra pasión: el golf. De hecho, su mansión de siete millones de euros en Madrid, fue elegida por la cercanía con el Golf Santander & Sports de Madrid. En 2020 llegó a admitir en una entrevista que su hándicap en ese deporte era de “entre tres y cuatro”.

Mirá también

En 2019 estalló el principal problema con el Real. En pleno auge de la liga China lo fueron a buscar con una propuesta multimillonaria. El club español la rechazó y empezó un cortocircuito incluso con Zinedine Zidane, con el que había ganado todo. Con su selección como escape, en noviembre de 2019 consiguió la clasificación a la Euro y el festejo fue con una bandera de Gales que habían armado los hinchas que decía: “Gales. Golf. Madrid. En ese orden”. La foto de Gareth con ese trapo y sonriendo desató la furia en Madrid. Y la relación nunca se recompuso. En la 2020/21 lo mandaron a préstamo al Tottenham un año, y en esta última campaña los siete partidos jugados hablan por sí solos.

El polémico mensaje en la bandera de Gales que le trajo problemas en el Real.

El polémico mensaje en la bandera de Gales que le trajo problemas en el Real.

En ese contexto Bale se fue transformando cada vez más ídolo en su selección. Porque antes de este hito de volver a un Mundial, estuvieron las primeras dos clasificaciones a la Eurocopa. En 2016 fueron la revelación al llegar hasta semifinales, y en la 2020 hasta a octavos. En su momento fue el debutante más joven en ponerse la camiseta de Gales y en 2018 llegó a los 29 gritos para ser el máximo goleador histórico, hoy está en 38. Es el segundo que más veces vistió esa camiseta y seguirá usándola sabiendo que el en noviembre cortarán esa racha de 64 años sin estar en una Copa del Mundo desde aquella única vez en Suecia 1958. El pequeño Gareth soñaba ser como su ídolo, el Ryan Giggs que la rompía en el Manchester United pero nunca podía trascender con la selección. Bale rompió ese estigma y también tuvo a su referente como DT. De hecho, Giggs dirigió a Gales de 2018 a 2020, cuando lo apartaron del cargo por dos denuncias de violencia de género. Ahí asumió Rob Page, y se quedó hasta ser el entrenador que junto a Bale consiguió meter a Gales en Qatar 2022.

Ante el Liverpool fue suplente y ganó su quinta Champions con el Real. Ahora se va libre (REUTERS).

Ante el Liverpool fue suplente y ganó su quinta Champions con el Real. Ahora se va libre (REUTERS).

¿DÓNDE JUGARÁ?

¿Qué pasará con su futuro futbolístico? Sin Real Madrid (fue al banco vs. Liverpool) y sin retiro todavía, ahora deberá buscarse club. Southampton podría darle forma a un regreso en la Premier. En el Rangers de Escocia se ofrecieron diciendo “aquí tenemos los mejores campos de golf”. Aunque la opción más cercana parece ser su tierra. El Cardiff City, el mismo estadio donde se dio la gesta vs. Ucrania y donde jugó su tío que también fue futbolista profesional llamado Chris Pike.

Mirá también

En su ciudad y aunque se trate de un equipo de Championship (segunda división inglesa) podría estar la preparación para el Mundial, lo que tanto soñó. Allí también es dueño del “Eleven’s Bar & Grill”, un ‘bar deportivo’ que el domingo por supuesto se cerró para que el plantel de Gales festejara el triunfo y la clasificación mundialista en privado a pura fiesta y cantando la canción ¡Waka Waka de Shakira!

¡CON CERVEZA PROPIA!

En el menú del pub aparece la firma del jugador y una de las cervezas lleva su nombre: “Bale Ale”, una ‘golden ligera con sabor frutado con melón y frutas cítricas’. ¿Qué tul? Aunque lo más curioso de todo es que no son para Gareth. Él no consumió ningún tipo de alcohol en toda su vida. “No evito beber porque me preocupa que me haga daño o algo de eso. Y no tengo ningún problema con los jugadores que sí toman una copa. Simplemente no me gusta el sabor”, explicó en su momento el máximo ídolo galés. El mundo según Bale.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *