El motivo por el que ahora se ríe Ibarra

Tiene la sonrisa de oreja a oreja. No se le borra. Incluso, ya es una marca registrada de Hugo Ibarra. El técnico de Boca está contento, o al menos así se lo vio después del triunfo contra Gimnasia que sirvió para dejar mejor perfilado al Xeneize de cara a la definición del torneo este fin de semana. Y a eso mismo, casualmente, se refirió el Negro, que si bien mantuvo la calma, a la vez fue contundente con sus dichos.

“Siempre dije que dependía de nosotros y ahora sigue dependiendo de nosotros. Pero siempre con tranquilidad porque todavía no terminó, falta un partido más en nuestra casa. Ahora hay que descansar y recuperar a los jugadores”, dijo Ibarra, que avisó que va a esperar para saber los diagnósticos de Frank Fabra (tendría apenas un golpe) y de Darío Benedetto (“Me desgarré todo”, dijo el Pipa cuando salió de la cancha), los dos jugadores que no pudieron terminar el partido contra el Lobo por sendas lesiones.

Mirá también

Pero para el técnico de Boca también fue un logro el triunfo frente al equipo de Pipo Gorosito por lo que había significado y lo que había dolido el golpazo contra Newell’s. “Podíamos tener un tropezón y nos pasó en Rosario. Pero nos levantamos, el equipo está muy bien está metido y eso es lo que siempre pretende un entrenador”, contó el Negro.

Mirá también

Respecto a la victoria a Gimnasia, a diferencia de la mirada de Gorosito (“Fue un resultado completamente injusto”), Ibarra dijo que “Boca hizo un trabajo tremendo durante los 90 minutos” y que “fuimos justos ganadores porque hicimos los goles y porque tuvimos las situaciones para marcar”.

Mirá también

La comparación de Ibarra: el Boca viejo y el nuevo

La alegría de Ibarra y su sonrisa, sin embargo, van más allá del paso gigante que dio su equipo de cara al partido con Independiente. “Difícil la teníamos hace tres meses, no ahora”, bromeó el DT cuando le consultaron por el estrés de estos días. Y no se equivoca: Boca pasó de la crisis absoluta tras el despido de Sebastián Battaglia y la eliminación en la Libertadores, a ganar el superclásico y a terminar el año de competencia con la chance de ganar ¡cuatro títulos!

Mirá también

“Cuando hay un grupo humano tremendo todo se hace mejor y más fácil, quizá de afuera se vea más complicado”, dijo el Negro. Y completó dando el ejemplo de Rojo, que fue en muletas a La Plata y hasta terminó festejando a pleno en el vestuario: “Marcos siempre está, viene a alentar, ahora con la lesión que tuvo también. Lo mismo Nico (Figal). que nos pidió jugar. Este grupo es impresionante, me pone feliz por ellos, por el trabajo. Se merecen en lugar en donde están”.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *