El goleador de la Liga Española que visitó la práctica de Boca

Si bien la delegación de Boca partió este sábado al mediodía rumbo a Santiago del Estero, donde se enfrentará a Central Córdoba por la segunda fecha de la Liga Profesional, al avión no se subieron todos… Uno de ellos, casualmente, fue Gastón Ávila, quien se entrenó la mañana en el Complejo de Ezeiza e incluso recibió una sorpresa: ¡la visita de su hermano!

Ezequiel Ávila pasó a saludarlo por la práctica de Boca. El goleador del Osasuna (en nuestro país jugó en Tiro Federal y en San Lorenzo) aprovechó su visita a la Argentina para reunirse con su familia en Rosario, pero también con su hermano el Gato, que nuevamente no fue convocado por Sebastián Battaglia y no jugará este domingo desde las 20.30. Eso sí, al menos se reencontró con el Chimy.

Mirá también

El futuro de Gastón Ávila está lejos de Boca

El defensor de 20 años no estuvo presente en el debut del campeonato contra Arsenal en la Bombonera, tampoco en el duelo por Copa Argentina ante Ferro en La Rioja y también disputará el encuentro en Santiago del Estero. ¿El motivo? Que serían sus últimos días en Boca, ya que saldría nuevamente a préstamo.

Mirá también

De hecho, por estas horas se está definiendo su regreso a Rosario Central, en este ida y vuelta permanente con su club de origen, que primero se lo vendió a Boca, luego lo recuperó a préstamo y ahora va por otra cesión, sabiendo que el defensor tiene poco lugar en el equipo de Battaglia.

Gastón Ávila no viajó a Santiago del Estero para jugar ante Central Córdoba. El Chimy, su hermano, lo visitó en Ezeiza.

Gastón Ávila no viajó a Santiago del Estero para jugar ante Central Córdoba. El Chimy, su hermano, lo visitó en Ezeiza.

“Estamos esperando que Boca llegue a un acuerdo y a una extensión con el jugador”, dijo Ricardo Carloni, vicepresidente de Central. Y reconoció: “Tenemos grandes chances que pueda jugar de nuevo un año con nosotros. Venimos hablando con Boca y con él también, pero bueno, estamos esperando eso…”.

Mirá también

Y Carloni tiene razón… hay una traba que en estas horas está demorando la operación: para dejarlo ir, Boca pretende que Ávila extienda su contrato, que vence en diciembre del 2024. Habitualmente, ésta es una medida que se toma cuando al jugador que va a ser cedido le queda un año o un año y medio de contrato, porque de lo contrario a su regreso a la institución quedaría en condiciones de quedar libre o a punto de… Sin embargo, en el caso del Gato, todavía hay un vínculo firmado por dos años y medio más.

¿Y entonces? Ahí nace un poco el tire y afloje, que bien podría convertirse en un conflicto. El defensor, por lo pronto, no está de acuerdo con extender su vínculo, ya que considera que está bien en los plazos establecidos, con tiempo y margen. Y en el Consejo de Riquelme por ahora lo ven como una condición para aprobar su nueva salida al Canalla. Por eso, su situación está demorada, con un perjuicio futbolístico, que es el que jugador no sea considerado para jugar.

Mirá también

Muy tapado

A eso se le suma que Ávila hoy no está entre las prioridades de Battaglia para la zona de zagueros. Por encima suyo, no sólo están los titulares Izquierdoz y Rojo, ahora sancionado, sino también Zambrano y Figal. Por lo cual, teniendo en cuenta que ahora sí todos están disponibles para jugar Copa y torneo (sin suspensiones de por medio), sus chances de tener minutos serán cada vez mejores. De ahí las ganas del defensor de partir, aunque en las mismas condiciones contractuales que hoy tiene con Boca.

Por eso, habrá que ver qué sucede con el rosarino de 20 años en estas horas, quien fue uno de los grandes protagonistas de los festejos del título de Boca en Córdoba por su carisma y su desfachatez, pero que hoy está afuera del equipo. 

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *