El equipo tuvo miedo escénico

Visita a Chiquilandia, un lugar lleno de tinieblas, con VARes de dudosa estirpe, árbitros mareados que cobran cosas extrañas y una tierra de la que brotan penales y de la que, para salir indemne, hay que ser astutos y saber saltar la Tapia. Pero no hizo falta que nos tiren chiquimagias negras: nosotros nos engualichamos solos.

Enredados en nuestro poquísimo juego, sentimos demasiado la ausencia con aviso de Cope y las sin aviso de Lolo, Charly y Rojas. Y así y todo en 15 minutos tuvimos una Demoníaca y una de Maxi mientras ellos empezaban a lustrar la estatua de Chila, después de que -no importa cuándo lean esto- Orban perdió la marca en un corner.

Pillud tuvo un lindo cierre.

Pillud tuvo un lindo cierre.

Si ellos eran overol y nada, nosotros ya no jugábamos como para acechar al puntero. ¡Pero Profesor Gago! ¡No deje a los mismos después del no-juego del primer tiempo! ¡Jony para los segundos 45! Los cambios, tan lentos como nuestro juego, y ellos aprovechando las ventajas de TerrOrban y encima la única la erró solo- solo-¡solo! Rojas.

En Chiquilandia suceden cosas raras: jugamos el peor partido de estos últimos meses, con Chila figura estelar y casi ¡rezando! para que rescatemos un puntito. En teatro a esto se lo llama “miedo escénico”, cuando el que actúa teme ser protagonista. Extraño: descontamos un punto pero nos alejamos...

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *