El día que Manchester United le quitó £1 al salario de Ibrahimovic por un insólito motivo

Zlatan Ibrahimovic es un hombre extravagante hasta para contar historias. A sus 40 años sigue más que vigente y disfruta una nueva estadía en el Milan. En su nueva autobiografía Adrenaline cuenta varios relatos que jamás reveló sobre su carrera profesional y, como siempre, no tienen desperdicio. Entre sus anécdotas, hay una curiosa durante su paso por el Manchester United, donde le redujeron miserablemente su sueldo un mes.

El sueco llegó a Old Trafford con el pase en su poder. Quedó libre en el Paris Saint-Germain y arribó en la Premier League como fichaje estrella de José Mourinho. Con los Red Devils estuvo 53 partidos, donde metió 29 goles y 10 asistencias. Aportó su granito de arena y conquistó una Community Shield, una Copa de la Liga y la Europa League 2016/17. Poco después se marchó a la MLS.

Zlatan festejó cuando a Marcos Rojo. (EFE)

Zlatan festejó cuando a Marcos Rojo. (EFE)

Mirá también

Su travesía por Mánchester no fue la esperada y tuvo algunos momentos que lo inquietaron. Hubo una situación que despertó una sensación de sorpresa en Ibra: su salario tuvo un movimiento mínimo y, obviamente, él no se quedó callado, asombrado por el funcionamiento de, tal como dijo, “uno de los clubes más ricos y poderosos del mundo”.

El relato de Zlatan

“Un día estaba en el hotel con el equipo antes de un partido. Me dio sed, así que abrí el mini-bar y tomé un jugo de frutas. Jugamos y luego nos fuimos a casa”, empezó su relato Zlatan. Hasta ahí, todo normal. “Pasó algún tiempo. Llega mi recibo de pago. Normalmente no lo miro. Solo lo hago al final del año para ver qué entra y qué sale”, continuó.

Ganó la Copa de la Liga. (AP)

Ganó la Copa de la Liga. (AP)

Mirá también

“Pero esa vez, no sé por qué, sentí curiosidad y me di cuenta de que me habían quitado una libra de mi salario mensual. Llamé al director del equipo: ‘Disculpe, ¿por qué me han quitado una libra de mi salario?'”, escribió en una de las líneas de su reciente autobiografía.

“El director del equipo echó un vistazo y me dijo: ‘Era el jugo de fruta del minibar’. ‘¿Estás bromeando, en serio?’, repliqué. ‘No, no lo estoy. Aquí, si pides algo, tienes que pagarlo’, me comentó. Claro, pero no fui al hotel por mi propia voluntad. Yo no estaba de vacaciones. Era mi lugar de trabajo”, deslizó.

Mirá también

Perdió y ganó en los Red Devils. (REUTERS)

Perdió y ganó en los Red Devils. (REUTERS)

Mirá también

“Estuve allí para el Manchester. Si tengo que jugar y tengo sed, tengo que beber. No puedo salir al campo deshidratado”, se justificó Ibra, fiel a su estilo. “¿Puedes creerlo? ¿Un juguito? Algo así nunca sucedería en Italia. Estos son los detalles que marcan la diferencia y se ganan el respeto de los jugadores, remató, picante.

Además, contó un episodio que se repetía durante todas las mañanas en la llegada a las prácticas: “Todos los días me pedían que mostrara mis papeles solo para entrar al campo de entrenamiento. Bajaba la ventana y le decía a la persona que estaba en la puerta: ‘Escucha, amigo mío, he venido aquí todos los días durante un mes. Soy el mejor jugador del mundo. Si aún no me reconoces, estás en el trabajo equivocado'”.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *