El día que Kobe la metió con rotura del tendón de Aquiles


Era el año 2013. Los Lakers se enfrentaban a los Warriors en California. Quedaban tres minutos y los de San Francisco lo ganaban 109-107. Kobe Bryant, estrella de la franquicia de Los Angeles, tomó la pelota y encaró al aro con la mala suerte de pisar mal y sufrir una gravísima lesión: la rotura del tendón de Aquiles.

Mirá también

Pero el 24 no se bajó. Lo atendieron, se dio cuenta de la gravedad de su lesión y quiso cumplirle a sus compañeros por última vez en meses. Se acercó a la línea de tiro libre y se preparó. Aquella noche, los Lakers ganaron por dos puntos. Y Bryant, que sacó fuerzas para seguir en partido aunque sea unos instantes más, anotó esos dos últimos libres antes de retirarse del campo de juego.

“Todo el entrenamiento y sacrificio se ha marchado por la ventana por culpa de un paso que he hecho millones de veces. La frustración es insoportable. El enfado se ha convertido en ira”, se descargó en sus redes sociales en aquella ocasión.

Mirá también

“¿Ahora se supone que tengo que recuperarme de esto y ser el mismo o mejor que era pero con 35 años? ¿Cómo se supone que voy a conseguirlo? Quizás debería dejarlo y recordar la carrera que fue. Quizás es así como termina mi libro”, había continuado la estrella de la NBA luego de la lesión que finalmente acabaría con su carrera unos años más tarde.

Mirá también

Pero, como todos sabemos, ese no fue el final de su historia. “Un día comenzará un nuevo viaje, pero hoy no es el día. ‘Si me ves pelear con un oso, reza por el oso’. Siempre me gustó esa frase. Esa es la mentalidad ‘Mamba’: no abandonamos, no nos acobardamos, no huimos. Resistimos y conquistamos”, cerró hace casi siete años en su comunicado. Y eso se vio siempre en la cancha. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *