El consejo de Gallardo para un Martínez desconocido

“No hagas más cagadas…”. Marcelo Gallardo trató de transmitirle confianza y de serenar a un David Martínez nervioso, ansioso, impotente y errático. Pero ese “dale, dale” del entrenador de River terminó con un pedido que reflejó con claridad lo que fue el partido del zurdo frente a Sarmiento: volvió a quedar marcado por salir en la foto de los goles del rival, como sucedió varias veces este año y, principalmente, en el penal que cometió contra Vélez en la ida de los octavos de final de la Libertadores.

En el 0-1, Martínez primero salió demasiado lejos, casi hasta la mitad de la cancha, para intentar anticipar a Mainero y después demoró en recuperar su posición y llegó tarde a interrumpir el pase al volante en su definición ante Armani. De todos modos, el 6 no fue el único responsable de esta acción, ya que Mammana leyó mal la jugada y terminó habilitando al 8 de Sarmiento.

Mirá también

Y en el segundo gol del Verde, el Negro perdió de arriba con facilidad contra Andueza, quien se llevó puesto al zaguero y también a Elías Gómez.

La irregularidad en el rendimiento de Martínez, lógicamente, genera preocupación en el cuerpo técnico. Porque DM6 nunca volvió a ser ese segundo central de elite que brilló en la zaga con Paulo Díaz en el River campeón 2021. Todo lo contrario: el zurdo de 24 años entró en una tobogán desde que sufrió una distensión de ligamentos en la rodilla izquierda (en febrero). Y sus errores no sólo quedan al desnudo en la marca: también en la precisión.

Mirá también

Si el año pasado su calidad técnica para limpiar el juego con el primer pase fue el sello distintivo del hombre de la selección de Paraguay, ahora le cuesta dar pase sencillos. Si antes ponía pelotazos profundos para romper las líneas del rival, hoy no le acierta al compañero. Está desconocido, Peleado con la pelota. Y con una falta de confianza cada vez más notoria.

Mirá también

Ante Sarmiento, la única jugada que mostró la mejor versión de Martínez fue un remate desde afuera del área que picó adelante de Meza y que el arquero tapó con lucidez. En el tramo final, con River desesperado en la búsqueda del empate, el zaguero distribuyó juego casi desde la posición de volante izquierdo e intentó un par de disparos más al arco que fueron bloqueados en la puerta del área.

El flojísimo nivel de González Pirez en ese puesto, la confianza que mantiene Gallardo en sus condiciones y su personalidad seguramente le permitan seguir teniendo chances en el 11, aunque el deté no quiera “más cagadas…”.

Los dos goles de Sarmiento

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *