el cañazo de espaldas de Centu

Contra la línea. Apretado por dos rivales. Sin salida aparente.

Hasta que se inventa una.

Ricardo Centurión protagonizó una de las jugadas del partido. Con la chapa 1-0 a favor de su equipo, el 10 de San Lorenzo sacó a relucir toda su calidad escapando de la marca de dos futbolistas de Talleres con un cañazo tremendo a uno de ellos.

El que se lo comió es Angelo Martínez, lateral izquierdo del conjunto cordobés y sobrino de Gustavo Alfaro, ex entrenador de Boca, hoy a cargo del seleccionado ecuatoriano de fútbol.

Rápido, pillo y gambeteador. En la victoria sobre Talleres, Centu mostró su mejor versión desde que llegó a San Lorenzo. Finalmente, aquellos chispazos e insinuaciones de buen fútbol del 10 azulgrana, se transformaron en una actuación completa y redonda para el Ciclón, que consiguió su primer triunfo en la Copa LPF… “Estoy muy feliz por lo hecho por el equipo, lo necesitábamos como agua. Sabíamos que Talleres dejaba espacios por los costados y lo supimos aprovechar”, afirmó Centu que, con su desfachatez característica, se fue agrandando con el correr de los minutos en el Mario Alberto Kempes. Lujos y asistencias por doquier de Ricky, quien fue la manija que tanto buscó y pensó Pedro Troglio para este San Lorenzo. Obviamente, si Ricardo está encendido, cambia el panorama para el Ciclón.

Mirá también

Y lo más destacable fue que, más allá de la calidad individual que está a la vista de todos, en Córdoba, lo de Centu fue para lastimar al arco de Guido Herrera. A los 22’ del primer tiempo, después de una linda apilada, habilitó y dejó mano a mano al Uvita Fernández, quien después no definió bien. Pero, lentamente, el ex Racing empezaba a avisar… Luego del gol de Yeison Gordillo, Ricardo, fiel a su costumbre, arrancó a pisarla y, a raíz de la impaciencia de los jugadores de la T, generó varias faltas y amarillas en los rivales (Christian Oliva y Gastón Benavídez, por ejemplo). “Estoy muy contento por el esfuerzo de todos, hasta llegó Gordillo al área, increíble, ja”, dijo el 10 que, mientras recibía foules a mansalva, parecía tomar confianza y agrandarse. Y cerró: “Nos propusimos jugar nueve finales y vamos pasito a pasito”.

A diferencia de otros encuentros, el volante fue constante y apareció en momentos determinantes. Y a los 8 minutos del complemento, Ricardo dejó otra pincelada con una asistencia milimétrica nuevamente para el Uvita, que no estuvo lúcido para liquidar la historia.

Así las cosas, Troglio y todo el pueblo azulgrana terminó con una sonrisa de oreja a oreja, mientras que Centu tirate un pase…

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *