El boletín de los refuerzos de River

La presencia de Juanfer Quintero entre los titulares fue la gran sorpresa de Marcelo Gallardo en el debut oficial de River en 2022. Sin embargo, el regreso del 10 por los puntos fue la mayor defraudación de los cinco estrenos en el equipo del Muñeco. De hecho, el que mejor imagen dejó, pese a que sólo jugó los últimos 17 minutos, fue Andrés Herrera, el ex lateral derecho de San Lorenzo.

Mirá también

Un mal paso de Juanfer

Juanfer mostró muy poco de su potencial. Tendrá que sumar ritmo de competencia. FOTO: JUAN JOSE GARCIA

Juanfer mostró muy poco de su potencial. Tendrá que sumar ritmo de competencia. FOTO: JUAN JOSE GARCIA

​El colombiano jugó sobre la banda derecha, con el pibe Simón más cerrado en el 4-1-4-1 que eligió el Muñeco. Intentó ser el dueño de la pelota a partir del juego corto y de buscar espacios para quedar perfilado de frente al arco en el borde del área. Pero nunca encontró sociedades para hacer fluir su talento ni espacios para ubicar sus clásicos pases filtrados. Mucho menos, la oportunidad de rematar al arco. Además, perdió pelotas en tres cuartos de cancha que provocaron peligrosos contraataques de Unión y expusieron a un perdido Milton Casco como lateral derecho. Lo más preocupante, de todas formas, fue que Quintero salió en el entretiempo y debió colocarse hielo en su rodilla izquierda, la misma articulación en la que fue operado del ligamento cruzado anterior en 2019 y en la que sufrió una leve distensión en el ligamento colateral en el amistoso de la selección Colombia frente a Honduras, el 16 de enero.

Mirá también

Mirá también

Elías Gómez la pasó mal

El ex Argentinos quedó pagando en varias ocasiones en el lateral izquierdo. Foto: Prensa Unión

El ex Argentinos quedó pagando en varias ocasiones en el lateral izquierdo. Foto: Prensa Unión

El lateral izquierdo de 27 años que llegó desde Argentinos había tenido una presentación aceptable en el amistoso frente a Vélez en el Monumental. Este sábado en Santa Fe, en cambio, el zurdo no solamente mostró falencias defensivas al perder la espalda con Luna Diale en varias ocasiones sino que tampoco resultó una valioso opción ofensiva con sus proyecciones, más allá de su buen pase a Julián Álvarez en la jugada que el arquero Moyano tapó la definición alta de De la Cruz contra el primer palo. De hecho, Gallardo le insistió que jugara más pegado a la raya y que no se cerrara para atacar.

Barco amagó más de lo que ejecutó

Barco jugó todo el segundo tiempo y no logró desnivelar con su talento ni velocidad. Foto: JUAN JOSE GARCIA

Barco jugó todo el segundo tiempo y no logró desnivelar con su talento ni velocidad. Foto: JUAN JOSE GARCIA

Esequiel Barco había generado ilusión en los amistosos ante Tristán Suárez y Vélez. Frente a Unión, fue una de las cartas que utilizó el entrenador de River en el entretiempo (ingresó por el juvenil Simón) para modificar el funcionamiento del equipo, aunque el picante volante ofensivo formado en Independiente intentó más de lo que consiguió. Trató de conectarse con Enzo Fernández y De la Cruz en la gestación de los ataque y con Álvarez en los metros finales. Sin embargo, no estuvo fino y la defensa de Unión le cerró todos los caminos con un efectivo posicionamiento y rudeza en la marca. Tendrá que ir adaptándose a que no le sobrarán espacios para lucir sus cualidades con la Banda.

Mirá también

Un ratito de Pochettino, prolijo y poco más

El volante formado en Boca estuvo correcto en los pases pero careció de profundidad. Foto: JUAN JOSE GARCIA

El volante formado en Boca estuvo correcto en los pases pero careció de profundidad. Foto: JUAN JOSE GARCIA

El volante de 25 años que llegó desde la MLS no logró cambiar el ritmo del mediocampo de River en los 17 minutos que jugó. Reemplazó a Enzo Fernández y se movió delante del capitán con dinámica y pases correctos, pero no aportó la profundidad ni la precisión en velocidad que necesitaba el equipo. Es otro de los refuerzos que se tendrá que acoplar cuanto antes a la intensidad que pretende MG.

Herrera, la mejor presentación

Jugó apenas 17 minutos, pero Andrés Herrera fue el refuerzo que estuvo más acorde a las expectativas de Gallardo. Porque entró por Casco y cumplió con lo que Milton no había podido lograr durante todo el partido. El ex San Lorenzo llegó hasta el fondo con un par de proyecciones intensas y veloces. Es cierto, no consiguió desnivelar con ningún centro punzante pero sí desestabilizó al sólido fondo de Unión porque atacó los espacios con agresividad y profundidad. Por eso, seguramente dejó una buena impresión en el Muñeco y escaló posiciones en la consideración del deté para la rotación que tiene pensada aplicar. Tal vez, si Robert Rojas no se recupera en plenitud de la pubalgia que lo marginó del debut en Santa Fe, Herrera pueda aparecer entre los 11 este miércoles frente a Patronato en el Monumental, con Casco regresando a la banda izquierda y con Elías Gómez en el banco.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *