Djokovic volvió a jugar tras el escándalo en Australia

Lo pasado, pisado. Atrás quedó el escándalo generado por su expulsión de Australia por no estar vacunado (obviamente sin poder jugar el primer Grand Slam de la temporada). De regreso al circuito, Novak Djokovic justificó dentro de la cancha por qué sigue siendo el número uno del mundo. Barrió en sets corridos (6-3 y 6-3) al italiano Lorenzo Musetti (58º) y se clasificó así a la segunda ronda del ATP 500 de Dubái; torneo que sí puede disputar debido a que en Emiratos Árabes Unidos no exigen estar inoculado contra el Covid-19 para el ingreso y permanencia en el país.

El serbio derrotó cómodo al joven italiano Musetti. Foto: EFE/EPA/ALI HAIDER.

El serbio derrotó cómodo al joven italiano Musetti. Foto: EFE/EPA/ALI HAIDER.

Mirá también

Doble 6-3 para Djokovic

Al serbio le bastó una hora y 13 minutos para eliminar al tano y seguir en carrera del título que ya supo ganar en cinco ocasiones. Djokovic cerró el partido con un 79% de puntos ganados desde el primer servicio y cinco aces. La última vez que Novak había jugado al tenis fue en la Copa Davis de diciembre pasado, en Madrid.

Una vez que saludó de manera cordial a su rival, el Nº 1 del ranking ATP se sacó la mufa, se emocionó y le dedicó el triunfo al público presente en EAU.

Mirá también

¿Quién le toca en la próxima ronda?

Su próximo rival saldrá del enfrentamiento entre Karen Khachanov y Álex de Miñaur. El británico ex número 1 del mundo, Andy Murray, también sigue en competencia.

Djokovic tuvo una actuación muy sólida en su primera presentación del 2022. Foto: EFE/EPA/ALI HAIDER.

Djokovic tuvo una actuación muy sólida en su primera presentación del 2022. Foto: EFE/EPA/ALI HAIDER.

Mirá también

¿Qué pasó con Nole en Australia?

La polémica con la organización del Abierto de Australia surgió porque Djokovic había recibido originalmente, por parte de ellos, una exención médica que en teoría le iba a permitir ingresar al país (a pesar de no estar vacunado). Sin embargo, cuando llegó allá: le retuvieron la visa, lo mandaron a hacer una cuarentena de dos semanas y, después de eso, fue deportado. Por lo que el escándalo fue mundial.

Su elección de negarse a ser inoculado contra el coronavirus “por estar en sintonía con su cuerpo” (textual del serbio en una nota con la BBC) le valió la negativa tanto del AO como de varios otros torneos, cuyos países organizadores exigen un esquema de vacunación completo.

El serbio, dispuesto a no jugar los otros Majors si exigen esquema de vacunación completo. Foto: EFE/EPA/ALI HAIDER.

El serbio, dispuesto a no jugar los otros Majors si exigen esquema de vacunación completo. Foto: EFE/EPA/ALI HAIDER.

Aún no está definido si el serbio, que sigue firme en su postura de no vacunarse, podrá disputar Roland Garros y Wimbledon. Se estima que quizás reciba un guiño por parte de las organizaciones de ambos torneos debido a que, tanto en Francia como en Inglaterra, las restricciones sanitarias de a poco se van reduciendo. De lo contrario, en el US Open se pedirá un certificado de vacunación.

Sobre la posibilidad de perderse los otros Grands Slams, el tenista de 34 años fue tajante, en esa misma entrevista que le otorgó a la BBC: “Basándome en toda la información que recibí, decidí no ponerme la vacuna a día de hoy. Entiendo las consecuencias de mi decisión, y que al no estar vacunado, hoy en día no puedo viajar a la mayoría de los torneos. Los principios de decisión sobre mi cuerpo son más importantes que cualquier título o cualquier otra cosa. Es el precio que estoy dispuesto a pagar”.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *