diez historias de hinchas de River locos por la vuelta

El domingo, los hinchas de River vuelven a las tribunas del Monumental después de un año y medio de abstinencia y no pueden más de felicidad: en estas diez historias de fanáticos que siguieron pagando su abono en pandemia están representadas otras miles…

Mirá también

“La vuelta ideal”

Jorge Mendizabal y toda la banda, fieles a River.

Jorge Mendizabal y toda la banda, fieles a River.

Jorge Mendizabal tiene 48 años y 30 como socio de River. Vive a 40 cuadras del club y cada partido era un ritual casi religioso. Por eso, jamás dejó de tener la cuota social al día y no dudó en mantener su ubicación en Tu lugar en el Monumental a pesar de que no sabía cuándo iba a poder volver al estadio. “Siento una alegría como no me pasaba desde hace mucho tiempo. Me volvía loco por estar de nuevo en la tribuna alentando al equipo y justo se da en un superclásico. Es el contexto ideal”, dice, además de contar que con el grupo de “amigos de cancha” ya están organizando una juntada para el sábado para ir palpitando la precia del Súper.

“No sólo tengo ganas de que el partido contra Boca empiece ya sino que tengo ganas de salir a jugarlo yo, ja, ja”, descarga su ansiedad este fanático que a las 14.10 del sábado ya contaba con la confirmación de su boleto virtual para el River-Boca.

Mirá también

“Desesperado”

Lucas va siempre con su grupo de amigos.

Lucas va siempre con su grupo de amigos.

“Estaba totalmente desesperado por ir a la cancha, no hay más palabras. Fue mucho tiempo esperando la vuelta y encima contra Boca… Es increíble”. Lucas Btesh, 23 años, todavía no lo puede creer. “Tal era la desesperación que, si bien habían anunciado que todos los abonados al día íbamos a tener nuestro lugar, el sábado me senté 10 minutos antes de que se habilitara con dos computadoras y apreté F5 a morir. No me quería arriesgar”, relata este joven que va a la cancha desde “la panza de mamá” y que es socio hace más de 10 años.

Habitué de la San Martín Baja, trabaja en la venta de tela, aunque admite que “recién arranca la semana y ya quiero que sea domingo, literalmente no me puedo concentrar demasiado en el laburo”. Su deseo, a fin de cuentas, representa al de la mayoría: “Necesito estar en la cancha y alentar y cantar por Gallardo. Le tenemos que dar cariño así se queda…”.

Mirá también

“Gran alegría”

Sandra y Gustavo, un matrimonio feliz en el Monumental...

Sandra y Gustavo, un matrimonio feliz en el Monumental…

“Ya tengo todo programado: nos vamos a encontrar con el grupo a almorzar cerca del Monumental y de ahí vamos a la cancha”. Fanática como pocas, Sandra Piris hace rato que ya planeó el minuto a minuto de su domingo de retorno al Monumental, ese lugar al que no se cansa de llamar “templo”. Vendedora de viajes aéreos, no pudo evitar las turbulencias lógicas que se dieron el sábado a las 14, cuando se habilitó la inscripción: “Me puse 13.50 a la espera de poder habilitar mi entrada, cosa que pude hacer sin problemas. Ahí le grité a mi marido que había podido inscribirme, entonces cargué sus datos… pero se colgó todo. Así que nos pusimos cada uno con su celular a intentar, fueron 15 minutos eternos hasta que pudimos confirmar su lugar”, relata hoy como una anécdota divertida. Socios desde hace 11 años, ambos coinciden en que están “ansiosos por cantar y gritar goles”.

Mirá también

“Extrañé todo”

Carlos conoce casi todas las tribunas del Monumental.

Carlos conoce casi todas las tribunas del Monumental.

“Creo que si hubiesen abierto el estadio para que la gente fuera solamente a cantar, sin que se jugara ningún partido, se habría llenado igual”. Carlos Cassini tiene 44 años y es socio de River desde 2005 aunque también un fiel hincha que visitó diferentes tribunas del Monumental desde muy pequeño, sobre todo a partir de la adolescencia. Sin embargo, le cuenta a Olé que desde que obtuvo su acceso al superclásico a través de la plataforma River ID siente “una ansiedad parecida a cuando me dijeron que me iban a llevar a la cancha por primera vez. Tengo unas ganas impresionantes de estar ahí en la Belgrano Alta ya, alentando, escuchando a la gente, toda la previa de ir a la cancha dos o tres horas antes, comerse un choripan… Extrañaba mucho todo eso”.

Este hincha de Luján es un devoto millonario: nunca dejó de pagar el abono porque en la pandemia “había que ayudar al club”.

Mirá también

“Todo felicidad”

Javier Belli fue uno de los tantos que antes de las 14 ya estaba prendido a la página.

Javier Belli fue uno de los tantos que antes de las 14 ya estaba prendido a la página.

“Tenemos una ansiedad enorme por volver a la cancha después de tanto tiempo. ¡Y encima en un superclásico! Estoy muy feliz de poder ir el domingo al Monumental otra vez, como lo venimos haciendo con dos amigos desde hace más de 20 años”. Javier Belli no perdió ni un segundo para ingresar a registrarse en la plataforma de River y sintió una mezcla de fuertes sensaciones cuando logró la confirmación. Desde ese momento, no deja de imaginarse y de planear cómo será el tan esperado regreso a “nuestra casa”.

Socio activo desde el 2.000 aunque frecuentó las tribunas del Monumental desde mucho antes y estuvo la final Intercontinental del 96 ante Juventus en Japón y en la la Copa con Boca en Madrid, cuenta que nunca pensó en dejar de pagar TLM porque “quería asegurarme el lugar para cuando volviera el público”. Lo que jamás no soñó es que iba a ser en un superclásico…

Mirá también

“Para el final”

Con su relato, Eduardo manifestó el pensamiento de muchos: lamentablemente, el hincha fiel, para el final.

Con su relato, Eduardo manifestó el pensamiento de muchos: lamentablemente, el hincha fiel, para el final.

“Protocolo sí, protocolo no, DNU especial para la Selección… Al final, a los socios que pagamos la cuota todo el año para mantener al club y queríamos ir a ver a nuestro equipo a la cancha nos dejaron para el final. No nos trataron de la misma manera”. Tiene lógica el reclamo de Eduardo García, el que más se expresó en ese sentido y representó lo que muchos hinchas piensan. Socio desde 1990 y nómade de lugares en el Monumental (arrancó en la San Martín Alta, luego pasó por la Sívori Media y Baja y desde hace siete años que tiene el abono en la SM Media), señala que “a los que vamos siempre nos tienen hace meses en duda” y desea “que sea el comienzo de la vuelta del total de los hinchas”.

Pero no todas fueron pálidas para este trabajador del comercio exterior. Su tono cambia del modo reclamo al alegre cuando recuerda el bendito sábado de confirmación: “Me metí pasadas las 16 y fue inmediato. Estaba muy pero muy contento”.

Mirá también

“Es un sueño”

Andreas, un verdadero amuleto de la suerte.

Andreas, un verdadero amuleto de la suerte.

Andreas Baxovanos es un joven hincha de River que trata de acompañar al equipo de Gallardo a todos lados y en la Copa Libertadores 2018 fue una especie de talismán para el Muñeco en el búnker del Sofitel de Cardales, sitio que eligió el DT para los entrenamientos y la concentración antes de los partidos más decisivos. Obviamente, el pibe que vive en Campana es socio del club y cuenta con Tu lugar en el Monumental en la platea Belgrano alta: “Aunque obviamente tenía miedo de quedarme afuera, el sábado enseguida me quedé tranquilo porque el trámite fue rápido y ahí estaré, una vez más, después de tanto tiempo”.

Andreas siguió con el pago del abono “por amor a River” y porque “no me iba a perdonar no estar en el regreso del público a las canchas”. Y claro, vive estas horas con una mezcla de ansiedad y felicidad: “Es un sueño poder volver al Monumental justo en un Súper”.

Mirá también

“Me cambia la semana”

Fernando no soportaba más ver los partidos por la tele.

Fernando no soportaba más ver los partidos por la tele.

“Ir a la cancha me cambia la semana, es uno de los espacios de mayor alegría y descarga para mí”, confiesa a corazón abierto Fernando Ucciardello, un hincha de esos que no duda ni un segundo en ponerse cualquier prenda de River, esté donde esté. Habitué de la San Martín Alta, señala que este era “un buen momento” y que “no se podía atrasar más la vuelta del público”.

“Voy hace un montón de años al Monumental, ya no soportaba seguir viendo los partidos por la tele. Para los que solemos estar en la tribuna, es difícil adaptarnos, encima sin gente. Sufrí ver a River por TV”, dice ya liberado por saber que el año y medio de castigo pandémico terminó y aún sin poder creer tener esa captura de pantalla con su nombre y un “asistencia confirmada” que le devolvió la página cuando se inscribió. “Me colgué y entré el sábado a las 23, pero no tuve ningún problema. Fue una experiencia placentera”, cuenta.

Mirá también

“Vivo en River”

Leandro y su hija Lola hacen de todo en el club...

Leandro y su hija Lola hacen de todo en el club…

“Juego el torneo interno de fútbol, llevo a mi hija al Instituto y a handball, como asados, mis familiares hacen deporte ahí…”. Si vive adentro del club, ¿cómo se iba a perder el superclásico Leandro Bellini? Su sonrisa por volver a la Sívori Baja se puede ver, por más que la llamada no incluya cámara: es un hombre que basa su vida en y para River. “Traté de no hacerme la cabeza, me adapté a la situación. Sí, me dolió y me costó estar tanto tiempo sin ir al Monumental, pero es lo que hay”, admite con una tranquilidad envidiable quien durante un año y medio soportó ver la pintura de afuera del estadio todos los días.

De 48 años y socio ininterrumpido desde hace 20 (se había dado de baja por cuestiones económicas), aplicó esa “tranquilidad” para no apurarse e inscribirse con su ID pasadas las 16 del sábado. Carnet en mano, él y su hija Lola dirán presentes el domingo. Tienen ventaja: ya viven ahí…

Mirá también

“Estaba loco…”

Gustavo Revello no ve la hora de que llegue el domingo.

Gustavo Revello no ve la hora de que llegue el domingo.

Si empezó a ir al Monumental de la mano de su padre cuando apenas caminaba, si nunca dejó de ir a alentar a River a cualquier cancha que pudiera y es socio desde 1989, ¿cómo no iba a estar “loco” por volver al estadio de Núñez después de más de 19 meses (el 1-1 ante Defensa y Justicia del 29/2/2020)? “No me podía quedar afuera de este partido, que además tiene el plus de ser un superclásico”, dice Gustavo Revello, 45 años de pasión.

La ansiedad de este fana es tanta que asegura que “no sé si no me voy el sábado al Monumental y ya me quedo ahí, ja, ja”. Obviamente, el sábado se apuró para hacer el trámite pertinente para poder contar con su platea en la Belgrano alta y “por suerte no tuve ningún problema”. Y se lo merece, ya que nunca dejó de pagar el abono de TLM “porque entendí que, en pandemia, el club necesitaba del apoyo de todos los hinchas y más de los socios”.

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *