Diego vive

Un dolor dulce en donde la sonrisa de recordarlo con la pelota al pie o tirando una frase bien suya se mezcla con la tristeza de no poder verlo más en carne y hueso. Bah, no verlo es una manera de decir, o de sentir, porque Diego está cada día más presente: Argentina se va llenando de murales dedicados al Diez y en el primer cumpleaños de Maradona sin Maradona, juntamos algunas pinturas de 10.

Mural de Diego. (AP)

Mural de Diego. (AP)

Mirá también

Se fue, pero está. Lo vemos ahí, intacto, con la mirada guerrillera o un festejo de gol, con la Copa del Mundo en las manos o la pelota en la zurda, con las margaritas que le pone Dalma en las medias o simplemente frases que lo identifican. De todo. Para admirar y, sobre todo, recordarlo. Lograr que viva para siempre, que sea eterno.

Cada 30 de octubre fue una fecha especial desde 1960. Y este sábado del 2021 será aún más fuerte, porque es la primera desde el fatídico 25 de noviembre del año pasado. No está, y está. Los homenajes arrancaron mucho antes de la Navidad Maradoniana, con una movida para regalar pelotas (impulsada por los cinco hijos de Diego), otra para juntar juguetes (el Pueblo Maradoniano) y los tributos en las canchas del fútbol argentino (empezó el Cilindro y, justamente, en La Paternal).

Galería de fotos:

“Siento orgullo al pintarlo. Agradezco a la gente que me da la oportunidad. Es muy lindo todo lo que se genera. Solamente pintando a Diego me pasa que la gente transmite otra cosa. Le gente frena, se saca fotos, toca bocina, te agradece.. En el mural de San Fernando me pasó que una persona me quiso decir algo, no pudo, se largó a llorar, como pudo me dijo lo que significa Maradona para ella. No me pudo ni hablar”, le relató el artista Javier Occhipinti a Olé.

Diego con alas. (AP)

Diego con alas. (AP)

Occhipinti, que nació en 1986 (nada es casualidad en esta vida), hizo varios murales de Diego (se pueden ver en su cuenta de Instagram: @Ochi.ok) y uno de ellos mide 35 metros: el que está San Fernando, más precisamente en IMS Company (empresa que se dedica a la fabricación de exhibidores de alimentos), donde el presidente es fanático de Boca y socio vitalicio. “Hay tristeza porque no lo tenemos entre nosotros, pero es un dios que trasciende”, agregó el artista.

Hay pinturas del Diez en todos lados. En Capital, en el Gran Buenos Aires, en otras provincias. Pero los epicentros están en dos puntos: La Boca y La Paternal. En esos barrios es en donde, mires para donde mires, ves a Diego. “Tierra de D10S”, citan en el estadio de Argentinos Juniors y sus alrededores. “Gracias. Hay que alentarlo para siempre”, se lee ahí cerquita a la Bombonera.

Mirá también

Las pinturas por Diego existían desde antes del 25/11, pero luego de su muerte, se multiplicaron por mil. El “Diego eterno” se puede leer en diferentes murales. El estadio de Independiente tiene otro par: “D10S” y “Regó de gloria este suelo”. Lanús saca pecho: “Tripa y corazón. Yo nací en Lanús”. Y así en varias canchas, en varios barrios. Ni hablar en Nápoles, tierra que amerita una nota aparte.

El mural de Diego en San Fernando, IMS Company.

El mural de Diego en San Fernando, IMS Company.

Alfredo Segatori creó un mural enorme en Aristóbulo del Valle al 50, el que inició con Diego en vida, y si bien no llegó a terminarlo antes del 25/11, a partir de ese día dejó todo por completar la hermosa obra. A través de una idea de la Subsecretaría de Deportes de la Ciudad, Pablo Romano pintó un Maradona en el Polideportivo Martín Fierro, con el relato de Hernán Casciari. Y así se pueden nombrar cientos de tributos maradonianos.

Mirá también

Ni hablar del enorme Pelusa que se ve en Sportivo Italiano, a metros del estadio, y que estuvo a cargo de POGO murales. O el Comando Artístico Diego Armando Maradona, que inauguró una nueva obra de arte cada 25 de mes: hermosas producciones en mosaico, muchas del Diez, pero alguna que otra de Don Diego. El Patio de los Lecheros, en CABA, tiene a su Maradó con alas. Y hasta existe el beso de Dios: Maradona, Caniggia y el orgullo LGBT.

También hay estatuas, como la que se inauguró afuera del estadio en Santiago del Estero, o la que se dará a conocer en Mar Chiquita, o santuarios (uno en la cancha de Argentinos o en casas en las que vivió Diego). Banderas, pinturas, canciones… Ahí también está el Diez. Porque si bien algunos afirman que se murió, lo que está claro es que Diego vive.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *