Diego Simeone sobre el fútbol español, la Champions League y el Barça sin Messi

Diego Simeone lleva diez años al mando del Atlético de Madrid, ganó ocho títulos, fue elegido por la Federación Internacional de Historia y Estadística como mejor DT de club del mundo en 2016 y mejor DT mundial de la década este mismo año. Pero, sobre todo, porque puso al Aleti, actual campeón de España, a la misma estatura del Madrid y del Barsa y de los gigantes de Europa. Invitado de lujo en los 25 años de Olé, se acomoda la camisa y arranca. Analiza el nivel del fútbol local, el deseo de ganar la Champions League y cómo se encuentra el Barcelona tras la salida de Messi. 

Tu frase de ganar es lo único que sirve, ¿es tan así? Porque en ese caso no podrías estar orgulloso de una final de Champions…

-Una cosa no quiere decir que no vaya de la mano de la otra. Siento orgullo de todo el trabajo, hayamos ganado o perdido. Llegamos en finales de Champions al minuto 93 (el empate de Sergio Ramos en Lisboa) y a los penales (en Milán), estoy orgulloso, pero quería ganar. Todos estamos en esta polémica de si es más importante jugar bien o ganar y ahí digo: “No se mientan”. Vas a jugar la final del mundo y no te importa si jugás bien o mal. Querés ganar antes que jugar bien y perder. La polémica la van generando aquéllos a quienes les gusta y tienen un pensamiento despectivo para quienes trabajamos de otra manera. ¿Hay un equipo que haya salido campeón que juegue mal? Es difícil. Ahora, ¿puede tener un estilo de juego que no te convenza del todo? Sí. Francia salió campeón del mundo replegado y jugando de contragolpe. En cambio, España salió campeón jugando bien. ¿Pero por cuánto ganaron los partidos importantes en los mundiales? 1-0, 2-1, por penales…. O sea, las distancias son mínimas. Entonces, hay que salir del espacio en el que terminamos mintiéndonos. Yo quiero jugar bien y ganar. Pero el día que mis jugadores no tienen un buen partido, se necesita un plan B. Normalmente los campeonatos se ganan cuando ganás partidos que no te merecés ganar. En diez partidos de Copa América o un Mundial, no podés tener diez partidos malos porque si no no llegás, pero aquel partido que se te complicó y jugaste mal, lo tenés que ganar también porque si no, no pasás.

Diego Simeone con una tapa de Olé de este año, cuando fue campeón. Justo el 23/5, en los 25 de Olé. (atleticodemadrid.com)

Diego Simeone con una tapa de Olé de este año, cuando fue campeón. Justo el 23/5, en los 25 de Olé. (atleticodemadrid.com)

-¿La Champions sigue siendo tu sueño?

-La Champions es dificilísima, eso es. Dificilísima. Cómo lo puedo explicar… No sé qué ejemplo poner porque puede ser perjudicial. Lo ves al City que se prepara poniendo millones para ganar la Champions y todavía no la pudo ganar. Ves al Liverpool, al PSG, que no sabe qué hacer para generar un grupo de futbolistas extraordinarios, lo ves al United que se potenció muy bien, y decís… (hace el gesto de difícil). Y me estoy olvidando del Dortmund…

Mirá también

-Y al Bayern Munich…

-Perdón, una falta de respeto, ¿viste cómo juega el Bayern Munich? Juega con Pavard, que es lateral, de central por derecha. Y Lucas, que en la historia era un central más lateral, y un líbero. Juega con dos extremos altos, como era con Bielsa en algún momento en el 3-3-3-1, y tres delanteros más. Llegan todos, hacen goles todos. No la pierden nunca. Y tiene a Kimmich, que la única vez que perdió una pelota fue cuando se la dio al hijo para jugar en la casa.

Mirá también

-Y al Barsa ahora le ganó muy fácil…

-Mirá, nosotros en la temporada pasada no jugamos mal contra ellos, no concretamos; y el Bayern, en seis llegadas, nos metieron cuatro. ¡Cuatro a cero perdimos! En la vuelta ganábamos, hicimos muchos cambios, entraron cuatro, nos empataron y nos podían haber ganado en 15 minutos. Hay equipos muy buenos, es una competición que es bonita, porque en un momento es vos o yo, y en ese espacio te podés equivocar, tener el día malo. Pero es difícil. Aunque yo creo que aún más difíciles son las ligas. Tienen más mérito porque es el campeonato de la regularidad, y eso sólo te lo da la liga porque son 38 fechas.

-Y en el caso de ustedes, más.

-¿Ustedes entienden que nosotros tenemos al Real Madrid y al Barcelona siempre? Se lo cuento a todos. Jugamos Copa del Rey y están. Jugamos la liga y están. Jugamos la Champions, y aparte del Real Madrid y Barcelona, están el City, el Bayern Munich, el Liverpool… Lo bueno es que generamos y fuimos formando algo tan bonito que ahora nos obliga a ganar.

-¿Cómo ves al Barcelona hoy? Le va a costa salir de esta situación, ¿no?

-¿Sabés el equipo que tiene el Barcelona? Vamos a hacer nombres… Sergi Roberto de lateral, Dest suplente, de central Umtiti campeón del mundo más allá del mal momento, Lenglet, Piqué, Araujo, Jordi Alba, Balde que la destroza. Pedri… ¿lo viste al Gavi de 17 años que fue titular en España? De Jong, Busquets, Ansu Fati, Agüero, Dembélé, Memphis Depay, De Jong por si necesitas juego aéreo, Coutinho… No me contés, no me contés el cuento, no, no… Ahora si me decís no está Messi, y perdimos 30 goles, te digo sí, claro, 30 goles no los tenés como no los tuvimos siempre nosotros, que nunca tuvimos a Messi.

-Justo hablaste de Messi. ¿Te recordó a cuando diste la vuelta olímpica con la 10 en las copas América 91 y 93?

-No, yo fui un ladrón (de la 10) por un ratito, pero creo que la representé bastante bien. Tengo dos copas América con la 10. Seré tronco o me tildarán de tronco los pocos entendidos, pero yo jugué con la 10… Y dos veces. Pero, bueno, yo hablaba con De Paul antes de la Copa América, cuando estaba por venir al Atlético, y ya se intuía algo en ellos que estaba siendo muy positivo. No tengo ninguna duda de que la presencia de Scaloni, Roberto (Ayala), Samuel, Aimar, generó buen ambiente y capacidad de trabajo. Y que empezaron a buscar como objetivo potenciar a los futbolistas que tienen. Y, así, la mejor manera de representarlo fue como fue representado. Te puede gustar más o menos, pero no tengo dudas de que una vez más se demuestra de que jugando en equipo es más fácil. Sin desbordar en entusiasmo para algunos que les gusta un tipo de juego, pero sí siendo contundentes, sí siendo respetuosos de las características de los jugadores.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *