“Diego es el único que podía darle esperanzas a Gimnasia”


“Miro todos los partidos del campeonato argentino por televisión. Así que claro que sigo a Gimnasia y todo lo que pasa allá”.

Hace seis meses y monedas que Pedro Troglio se instaló en Honduras para comandar a Olimpia, equipo que ya sacó campeón. Perdón, campeonísimo. “Acá te llaman así cuando vos ganás el torneo de 18 fechas y el pentagonal, algo que sólo se dio cuatro veces en la historia. Y nosotros además batimos el récord de puntos en la historia. La verdad es que fue un semestre hermoso, no me puedo quejar”, le explica Peter a Olé, poco antes de dejar el caluroso suelo hondureño y viajar hacia el invierno de los Estados Unidos -junto a su mujer y dos de sus hijos, Mirko y Federico- para pasar las Fiestas allí. “A la Argentina voy a ir en junio, cuando tenga más días de vacaciones que ahora, ya que sólo tengo siete. O quizás en mayo, y si todavía se está jugando el torneo quizá me dé una vuelta para ver a Gimnasia…”, agrega el DT de 54 años, siempre involucrado en lo que sucede en el Bosque. Y más aún si allí está Diego Maradona, con quien compartió emociones en la Selección, subcampeonato Mundial de Italia 1990 incluido.

Pedro Troglio en Los Angeles. Foto Familia Troglio con sus hijos Mirko y Federico

-¿Y cómo lo ves al Diego en Gimnasia?

-Lo veo bien, yo estoy feliz con que esté en el club. Creo que era el único que podía cambiarle el ánimo a Gimnasia. Fijate que le ha tocado perder algunos partidos pero la gente no quiere que se vaya, eh. Andá a poner a otro técnico que llegue, que pierda siete partidos, que gane cuatro, empate uno… ¡Lo quieren matar! Por eso digo que Diego es el único que le puede dar esperanza a la gente, y la gente está esperanzada con él. Y yo lo veo bárbaro, lúcido, contento, feliz, y me alegra que sea en Gimnasia. Y ahora en el torneo se volvió a acomodar. Lo que parecía imposible en un momento, hoy no lo es. Está con chances, hay grandes posibilidades para Gimnasia…

-Así como disfruta, también sufre. ¿Lo viste cómo terminó después de la derrota en el clásico?

-Ufff, sí… Lo que pasa es que Diego es así: él ama lo que hace, ama el fútbol. Y se había comprometido mucho para ese partido y que no se le dé, lo sufre mucho. Pero ha ganado partidos importantes, quebró la racha de local y yo tengo fe en que se pueda salvar porque es una persona que transmite algo especial.

-¿Sos de hablar seguido con él?

-Sí, hablé un par de veces con él y también hablo con la gente que lo rodea, porque ese teléfono explota…

-Es el verdadero celular de Dios…

-(Risas) Sí, le llueven mensajes y llamadas todo el día. No para, pobre hombre… Lo bueno es que él sabe que estamos apoyándolo, más allá de la amistad, desde el amor que tenemos por el club y ojalá lo pueda acomodar. Lo felicité por estar ahí y le agradecí porque recibió a mi familia. Son charlas muy íntimas. La verdad es que trato de no joderlo tanto porque sé que no para, entonces los que lo conocemos tratamos de no volverlo loco…

Troglio y una foto especial dedicada a Maradona.

-Muchos de ustedes tratan de cuidarlo. Pero saben que si le sacan a José Paradela, a quien vos hiciste debutar en Gimnasia y que es seguido por Tiver, el Diego va a tirar la bronca…

-¡Y qué te parece! Acá cada uno hace las cosas a su conveniencia: los dirigentes necesitan dinero, el jugador quiere progresar también y los únicos que padecemos esto somos los entrenadores. A los jugadores los potenciás, como pasa con Paradela, te los sacan a los cinco o seis partidos y después te echan a vos. Me pasó en Gimnasia: sacamos al Mono Monetti, a Nacho Fernández, a Meza y después me echaron. Cuando se te empiezan a ir jugadores y no hacés los mismos puntos que antes, te rajan. Pero es así y lo sabemos.

-Lo bueno para el Lobo es que Maradona actúa como un imán: es casi imposible que no te seduzca para jugar en su equipo…

-Lo que pasa es que hay que ver también cuál es la posibilidad económica de Gimnasia. Vos podés llamar a cualquiera pero si después no le van a pagar… El jugador vive de lo que gana y busca progresar.

-Vos lo viste crecer y explotar a Nacho Fernández en el Lobo, ¿no es llamativo que no esté en la Selección?

-Mirá, yo lo vengo diciendo desde el año 2015 cuando estaba en Gimnasia: Nacho era el mejor jugador del fútbol argentino y nadie le daba pelota. Es un monstruo. Pero yo analizo que quizá por su edad, que está por cumplir 30, en la imaginación del entrenador de la Selección debe estar armar un equipo a futuro para un Mundial y capaz que no lo ve con una edad justa. Ahora si hablamos por el momento, tendría que ser convocado. Sin duda.

-¿Pero en eso de pensar siempre a futuro no se pierden de vista los momentos de los jugadores?

-Sí, totalmente. Pero cada DT piensa a su manera: hay algunos que piensan en lo inmediato, otros que piensan a futuro. Por eso imagino que el motivo de que no esté hoy en la Selección debería ser porque el técnico está haciendo una camada de jugadores de entre 21 y 26 años, sacando lógicamente a un Messi o a un Agüero, y los de otras edades no entran en esa idea. Cada cual tiene sus locuras…

-¿Y te gusta lo que ves de la Selección?

-Yo digo que veo una evolución, una mejora, y lógicamente el plantel está respondiendo. Ahora empieza la hora de la verdad con los partidos de las Eliminatorias y la Copa América, y ahí se verá.

-¿Y en lo personal, cómo te trata la vida en Honduras?

-Hace seis meses que estoy acá y la verdad es que me siento feliz. Estoy en el Caribe, con unas playas hermosas, un lugar bárbaro y tuve la suerte de salir campeón con un equipo grande de acá y que llevaba cuatro años sin lograrlo. Así que no me puedo quejar de nada.

Mirá también

-¿Pero es un torneo competitivo?

-Sí, es competitivo. Hay jugadores técnicos, rápidos, y lo único que debería mejorar son los terrenos de juego, que no están todos en muy buen estado. Pero más allá de eso, la competencia es dura, difícil.

-¿No te dan ganas de volver para estos pagos?

-¡Noooo! Estoy feliz acá, olvidate. Estoy en paz, me respetan, gano bien y tuve la oportunidad de salir campeón, que es lo que a mí me faltaba. ¿Porque qué pasa? Vos dirigís a un equipo como Gimnasia, con todo lo que cuesta salir campeón, eliminas a Boca, a River, llegás a una final y la perdés (NdeR.: la Copa Argentina 2018). Y cuando te vienen a contratar sólo preguntan cuántos torneos uno ganó. No dicen “uy, salió subcampeón con Gimnasia, qué bueno…”. No saliste campeón, y punto. Entonces ya me di cuenta de que no sirve de nada el laburo que uno hace en determinados clubes, sino que sólo sirve ser campeón. Es lo único que importa. Entonces te conviene ir a equipos grandes, aunque sea de otros países, para poder conseguirlo.

-Se nota que estás en una etapa en la que buscabas paz, ¿puede ser?

-Mirá, acá hay presión pero lo normal. En Argentina, vos dirigís Gimnasia, jugás contra Boca y River y la gente se enoja si no les ganás. En Argentina somos así. Acá, un equipo de los más chicos pierde contra nosotros, por ejemplo, y la gente no le dice nada porque sabe que puede perder… Pero bueno, estoy tranquilo desde todo punto de vista. Estoy en un club bárbaro, hermoso, te pagan bien, te respetan…

-En eso de que sólo importa ganar, entonces no te sorprendió la salida de Gustavo Alfaro de Boca…

-A ver, del fútbol ya no me sorprende nada. En Gimnasia, yo llegué a una final después de 25 años y me echaron a los tres partidos del siguiente torneo, con una victoria y dos derrotas. Y Alfaro ha hecho cosas magníficas en todos los equipos que ha estado, ha tratado de jugar de la manera más conveniente para sus equipos y en Boca se fue estando a un punto del puntero. Qué se yo… Hay muchos opinólogos en el fútbol, también dentro de las comisiones directivas, y no se premia el trabajo del entrenador. Yo la verdad que te dejen así, al año de estar trabajando y peleando todo, es raro. Pero también es esperable del fútbol argentino…

-Hablando de dirigencias, ¿te pareció bien que un ídolo como Riquelme se meta en la política de Boca?

-Sí, me parece bárbaro que estén los ex jugadores en la dirigencia porque son ellos los que saben lo que siente un jugador de fútbol cuando van a jugar una final, qué se siente estar dentro de un vestuario o lo que se siente estar dentro de una cancha. Yo creo que no está mal que se meta, y no me importa con quién y por qué y cómo. Se metió y yo creo que le puede hacer bien al fútbol. Después habrá que ver los hechos, pero lógicamente en la relación con el plantel está capacitado, más que cualquiera.

-Siempre fuiste muy elogioso con Gallardo, ¿qué es lo que más destacás de su trabajo en River?

-Es el entrenador que ha sabido armar y traer jugadores de buen nivel, porque además tiene la posibilidad de hacerlo, pero ha elegido a aquellos grandes jugadores que además son grandes profesionales. Y que adentro de la cancha le hacen caso. Hay un montón de grandes jugadores que tal vez vos no los querés traer porque sabés que no van a trabajar como vos necesitás en la cancha, y la ley número uno de Gallardo es recuperar la pelota. Todos. Entonces no va a traer a ningún jugador vago, sino a jugadores buenos y profesionales. Ahí creo que está el fuerte de Gallardo.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *