Dibu Martínez se la picanteó a Brasil

Emiliano Martínez cumplió con otra gran actuación en lo que fue la victoria por 1-0 sobre Uruguay. Al final pudo ser protagonista de un blooper, cuando se le escapó una pelota por abajo del cuerpo, pero finalmente la retuvo y evitó lo que hubiera sido el 1-1 de los locales. Otro triunfo, tres puntos más pensando en la clasificación a Qatar 2022 y ahora a pensar en Brasil.

El martes, desde las 20.30, Argentina se medirá en San Juan contra los dirigidos por Tité. Al Dibu le preguntaron si era una revancha por lo sucedido en la última Copa América y ni dudó en meterle un poco de picante a la previa del histórico duelo: “Aunque juguemos mal, tenemos que sacar estos partidos adelante. Sabíamos que ganando hoy dábamos un paso enorme. Leo no estaba al 100% y quería estar. (…) No sé si hay revancha, la revancha la quieren ellos. Nosotros vamos a jugar en nuestra casa, en el norte de Argentina, y tenemos ganas de darle una alegría a la gente”.

En cuanto a la victoria ante Uruguay, reconoció que no se jugó de la mejor forma y explicó que en algunas ocasiones se necesitan de otros condimentos para sumar: “Este equipo tiene unos huevos bárbaros, vamos cada vez mejor, ésta es la línea. Cuando a veces no se juega bien, hay que ganar igual”. Naturalmente las cuentas para calcular la clasificación a Qatar 2022 juegan en la cabeza de los futbolistas, y el arquero no es la excepción. “Sabíamos que ganando hoy iba a ser un paso gigante. No sé si vamos a estar en el Mundial, pero matemáticamente y viendo los otros resultados, dimos un paso enorme. Nos merecemos todo porque trabajamos muy bien, como los jóvenes que vienen y quieren estar en este proceso del técnico. Eso nos da orgullo”, expresó.

El 1 del Aston Villa también se tomó unos minutos para analizar la secuencia que asustó a todos los argentinos y detalló: “Tuve una muy difícil que se me mueve, me pica mal. Me asusté. La cancha estaba seca, pero picó rápido. Ahí está el trabajo de los arqueros, que a veces tenés que dejar el pie atrás por las dudas. Hoy lo dejé y me ayudó”.

Por último, habló de la situación de Lionel Messi, quien está lejos de encontrarse en su plenitud física y aceptó entrar unos minutos desde el banco para cuidarse pensando en Brasil. “Siempre quiere estar. Es un animal entrenando, quiso llegar al máximo pero no estaba al 100%, decidió no forzar y me pareció muy bien”, cerró.

LAS JUGADAS MÁS DESTACADAS DEL DIBU MARTÍNEZ

Un golazo, varias salvadas y Qatar muy cerca

Después de tanto tiempo de vivir en una época equivocada, desde el 10 de julio. desde la vuelta olímpica en el Maracaná que cortó la sequía de 28 años, que la Selección vive una era distinta, en la que todo le sale bien, que gana hasta cuando no lo merece, que logra ganar en la siempre difícil Montevideo, aunque este Uruguay que está pasando un momento muy malo.

Antes pegaban en el palo y entraban, ahora pegan en el palo y se van. Antes al arquero se le escapaba y entraba, ahora Dibu se equivoca una vez y la pelota le queda atrás. En uno de los peores partidos del ciclo Scaloni, la Selección cosechó tres puntos de oro, que casi le pican el boleto a Qatar, algo que se puede hacer totalmente realidad si el martes le gana a Brasil en San Juan.

La Selección tuvo un mal partido de principio a fin, con un solo espejismo. Eso que ocurrió en el minuto 6’: presión alta de Dybala, le robó la pelota a Piquerez, se la dio a Di María, y el zurdo hizo un gol con su sello porque la mayoría de sus gritos son golazos, y la colgó de un ángulo. Esa jugada fue la muestra de que la Scaloneta está Angelada porque llegó esa vez, y un par más, pero no tuvo juego colectivo, padeció errores individuales y sacó adelante el clásico porque Di María convirtió, porque Dibu Martínez sacó varias pelotas de gol, porque Cuti corrigió lo que se equivocaron los volantes y porque la Celeste no tuvo esa pizca de suerte, que siempre se necesita para empatar o ganar ante una potencia como Argentina.

Este Uruguay remendado fue muy diferente al que fue bailado en el Monumental. Pero en algo se parecieron los dos partidos: con el duelo 0-0, Dibu Martínez le tapó un mano a mano a Nandez. Y al toque, llegó el grito de Angelito. Parecía una remake, del 3-0. Pero fue solo ese ratito. La Selección padeció jugar sin Messi y la presión alta del equipo del Maestro.

La Scaloneta no pudo dar dos pases seguidos, entonces, la pelota casi nunca la tuvo la Argentina. Y ese es un déficit que tendrá que buscar modificar el entrenador, porque hay varias facetas del juego y a la Selección le cuesta cuando no tiene la pelota. Y, obvio, cuando Messi mira 75’ desde el banco.

​Esta luna de miel que ya lleva cuatro meses hay que aprovecharla numéricamente y sentenciar el pasaje al Mundial. Y para eso habrá que vencer a Brasil y que se den una serie de resultados. Así, se cerraría el mejor año de la Selección en mucho tiempo, pero a la vez el cuerpo técnico deberá repasar este video porque si se cometen errores así ante rivales aún más calificados el resultado no será el mismo.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *