Di María con Olé en un ping-pong con varias confesiones

Es uno de los grandes referentes de la Selección Argentina. Bah, Ángel Di María es la Selección desde hace rato, es junto a Leo Messi y Nico Otamendi los sobrevivientes de la vieja guardia que se sacaron la espina cuando dieron la vuelta en el Maracaná. Pero, así y todo, hay pequeños detalles de su vida y de su carrera que no se conocen o, al menos, no tanto y que no tuvo drama en blanquearlos en la muy extensa entrevista que le brindó a Olé.

La charla -más de una hora y media sin desperdicio- se cerró con un divertido ping-pong que permitió que un Fideo descontracturado relatara momentos únicos y repasara su propia historia. Entonces, como si fuera una práctica en la que se ensaya jugar a un toque, devolvió de primera las respuestas para contar desde cuál era su desconocido apodo de purrete, en su barrio de Rosario; hasta quien fue el responsable de bautizarlo Fideo, como hoy todos lo conocen.

Mirá también

También habló de sus ídolos de chico, de los entrenadores que lo marcaron, tanto para bien como para mal, y hasta de su amor por Central, el cual lo tiene presente en cada uno de los momentos más importantes de su vida de futbolista. Por supuesto, también abrió su corazón para contar el dolor de aquellas finales perdidas y la felicidad incomparable de sumar una estrella con la Selección.

Mirá también

Pero no solo es un pieza clave en el equipo de Lionel Scaloni, Di María también blanqueó la importancia que tiene -lo van a extrañar, claro- en la legión argentina del PSG, ya que es el asador oficial del grupo y cerró contando su sueño, que por supuesto es el de todos, y apunta directamente al Mundial de Qatar.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *