Decide el jugador, no su agente

Se ha difundido por todas partes que el pase de Fabricio Bustos de Independiente a River está por caerse por la intervención del agente del jugador, Nazareno Marcollese. El modo como las propias partes vienen pintando el cuadro podría hacernos confundir los tantos sobre los roles de jugador y representante.

Hugo Moyano y Yoyo Maldonado. El club amenaza con colgar a Bustos seis meses si no va a River.

Hugo Moyano y Yoyo Maldonado. El club amenaza con colgar a Bustos seis meses si no va a River.

Marcollese en este caso, o el que fuere, tiene todo el derecho de aconsejar a su representado sobre qué le conviene hacer con su carrera profesional.

Mirá también

Tendrá sus motivos para no negociar con la dirigencia de Independiente y considerar que es una mejor opción económica y deportiva quedarse hasta que expire su contrato y negociarlo en forma personal, con toda la plata del pase para él, al Inter de Brasil, al Fenerbahce de Turquía o adonde sea.

Fabricio con Messi. Lo que decida puede influir en su chance de volver a la Selección (Action Images vía Reuters / Jason Cairnduff).

Fabricio con Messi. Lo que decida puede influir en su chance de volver a la Selección (Action Images vía Reuters / Jason Cairnduff).

Pero el representante de un futbolista no es su dueño ni su patrón: es quien, justamente, lo debe representar, en sus intereses y sus deseos. Bustos no nació ayer, ya es un muchacho grande que puede tomar sus decisiones, y lo que él resuelva, su agente lo tiene que acompañar.

El manager de un jugador no lo puede esclavizar, ni darle órdenes. Será entonces el propio Bustos el que deba cargar con las consecuencias de lo que resuelva: quedarse seis meses en un club que esgrime por lo bajo la amenaza de “colgarlo”, dejándolo medio año sin jugar hasta que quede libre, y disponer de todos los derechos económicos de su ficha.

Mirá también

O irse ahora a jugar a River, perdiendo ese privilegio material, con la chance deportiva de sumarse al equipo de Gallardo, que suele pelear por todos los títulos que disputa y le entreabre una ventanita a mostrarse como opción para volver a la Selección en un año de Mundial.

Cada uno puede opinar que le conviene una cosa u otra. Pero que no se desplace la responsabilidad principal: si va a River o no, lo decide Fabricio Bustos.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *