De Paul, como uno más: la protección que usó en la práctica de la Selección

La primeras imágenes ya dieron tranquilidad: Rodrigo De Paul trota, toca, pica, frena, zigzaguea, se divierte, le pega a la pelota con una pierna, con la otra, hace jueguitos, va al medio en el loco y corre… como loco, se ríe. Saben que todos los flashes le apuntan por su situación física y demuestra, ahí mismo, en el campo de Univiersidad de Qatar, que está bien, que la sobrecarga en el isquiotibial derecho no le va a impedir estar por los cuartos de final.

Como publicó Olé, el volante no tiene una lesión grave. De lo contrario, no hubiera podido hacer ninguno de esos movimientos. Y si en el cuerpo técnico lo cuidaron en el entrenamiento del jueves porque sólo tenía una fatiga, no hubiera sido lógico mandarlo al campo en el caso de tener algo más grave. De hecho, el único que no practicó con el grupo fue Papu Gómez, tocado en un tobillo.

Eso sí, durante los movimientos, al volante se lo vio usando una protección justamente en la zona de la lesión (los isquiotibiales derechos), como si fuera una especie de muslera, que el propio Rodrigo se iba acomodando a medida que realizaba distintos ejercicios.

Por eso, su presencia y la de Angel Di María, nuevamente desde el inicio en la práctica y también sin rastros de su contractura en el cuádriceps derecho, fueron muy buenas noticias para Scaloni, quien había dicho que iba a esperar el entrenamiento para evaluar estas situaciones físicas y definir el equipo que jugará este sábado, a las 16hs de Argentina, por los cuartos de final.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *