De dónde parten Boca y River

Desde hace tiempo ya, los dos arrancan el año con un objetivo de máxima que, aunque haya pelea por otros trofeos y el partido entre ellos es festejado como un título en sí mismo, a menudo se percibe como excluyente. La Copa Libertadores. La Copa o nada.

Cebado por la presencia competitiva continua desde 2015 en la máxima cita sudamericana y por la famosa final de Madrid, en River no conciben la temporada sin la pelea por el primado de América; sostenido en su historia anterior, la nostalgia de las épocas de Carlos Bianchi y el arrime del eterno rival, en Boca viven obsesionados con “la séptima”.

Battaglia consuela a sus jugadores la noche de la eliminación. Él fue la primera víctima (AP Photo / Gustavo Garello).

Battaglia consuela a sus jugadores la noche de la eliminación. Él fue la primera víctima (AP Photo / Gustavo Garello).

Mirá también

Para ambos, haber quedado fuera de combate tempranamente, en el primer mata mata, significó un golpe durísimo. Una situación que, además de obligar a recalcular el GPS, marca una huella profunda en los espíritus y deja una feísima sensación de frustración y sueños despedazados.

Para ambos, después de quedarse sin Copa empieza un muy complejo trabajo de reconstrucción. Un relevamiento de daños, una revisión de responsabilidades, y un profundo borrón y cuenta nueva para no quedarse llorando sobre la leche derramada y encarar lo que viene de frente.

Vélez festeja su clasificación, River le protesta al árbitro (AP Photo / Natacha Pisarenko).

Vélez festeja su clasificación, River le protesta al árbitro (AP Photo / Natacha Pisarenko).

Mirá también

Mirá también

La primera certeza que tiene River para la post-Copa es que el renacimiento tendrá como punto de partida a Marcelo Gallardo. En él tienen puestas las esperanzas de que, aunque se hayan ido Julián Álvarez y Enzo Fernández, aunque no haya venido Lucho Suárez, es posible recomponer un equipo que se parezca a sus antecesores.

El primer problema que tiene Boca para la post-Copa es que la aparente certeza que significa respaldar de palabra a Hugo Ibarra, de entrada ha sumido a sus propias tropas en el desánimo y la desconfianza. De que tenga con qué sacarlos de las tierras pantanosas y de que sea realmente él quien tome las decisiones.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *