de alzar la voz afuera a hablar en la cancha

La silbatina se escuchó fuerte en el estadio de Calama. Y era previsible después de una previa caliente por los estrictos controles a la Selección argentina en el aeropuerto de Chile, donde algunos jugadores expusieron cierto fastidio.

Damián Emiliano Martínez había sido el que más se quejó por el maltrato de las autoridades en sus transmisiones en vivo por Instagram, lo que despertó el enojo del Ministro del Interior, Rodrigo Delgado, y de una gloria del fútbol chileno como Iván Zamorano. Luego de condimentar la antesala del encuentro con picante, Dibu tenía que responder en la cancha. Y nada lo amedrentó: una vez más estuvo a la altura de las circunstancias.

Mirá también

Mirá también

Si bien quedó la sensación de que pudo haber hecho algo más en la maniobra del gol de cabeza de Ben Brereton a los 20 minutos de la primera etapa, el arquero de 29 años apareció cuando tenía que hacerlo para sostener a la Selección con la seguridad de sus guantes en dos momentos importantes del partido. A los 44 minutos de la primera etapa, con el encuentro 2-1, se arrojó hacia su derecha y voló hacia el ángulo para contenerle un peligroso remate desde afuera del área a Paulo Díaz.

Mirá también

En el complemento, cuando iban 37’, Brereton aprovechó un centro de Joaquín Montecinos desde la derecha y Martínez exhibió sus reflejos para sostener la victoria con una gran tapada abajo, tirándose hacia su derecha para ahogarles el grito a todos los chilenos que estaban en la cancha.

“Siempre problemas”, había disparado Dibu en la previa, cuando el plantel estuvo varado tres horas en el aeropuerto. “Encontraron un Sugus”, bromeó mientras los perros de detección de narcóticos olfateaban el equipaje de los futbolistas. Anoche, el arquero habló en la cancha con atajadas fundamentales y ordenando a la defensa con su voz de mando y personalidad para imponerse en circunstancias adversas.

Mirá también

Mirá también

El otro Martínez también fue clave

Cumplió con lo que tenía que hacer: el gol. Lautaro Martínez le dio el triunfo a la Argentina gracias a su oficio y oportunismo para desenvolverse en la zona de definición. Iban 34 minutos de la primera etapa cuando el delantero del Inter siguió con atención una jugada en la que Rodrigo De Paul remató de larga distancia, el arquero Claudio Bravo dio rebote y el atacante de 24 años estuvo donde tenía que estar para empujar la pelota hacia la red con la cara interna del botín derecho, de primera para no darle tiempo de reaccionar a nadie. Lautaro es el máximo goleador del ciclo de Scaloni con 17 gritos.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *