Dakar: los hermanos Benavides – Olé


Los patrones del cuatri, con cinco campeonatos en sus manos (tres de Marcos y dos de Alejandro), ya no están. En cuanto a logros, los Patronelli fueron lo mejor que le pasó al país en el Dakar. La situación, a cuatro ediciones del retiro de la dupla, puede ser comparada con el fútbol. Cuando se retiró Maradona, el argentino promedio se preguntaba “¿Quién llegará para reemplazarlo?”. Unos cuantos años después, apareció Lionel Messi. En tanto, en lo que respecta al desierto y los motores, parece que ya tenemos a los sustitutos: Kevin y Luciano Benavides.

Mirá también

Los salteños, a diferencia de Marcos y Alejandro, siempre fueron del palo de las motos. Y sí, no podía ser de otra manera, si Luciano hasta confesó: “Dormía con motos de juguete sobre la almohada y trazaba circuitos en los canteros, arruinando las plantas de mi mamá”. Él, con 24 años, estuvo en los últimos dos rallys, sin poder terminar el primero y logrando un 9° lugar en el siguiente. Su hermano, Kevin, de 30, es quien más lejos llegó ya que participó en tres (2016, 2018 y 2019) y nunca descendió del top cinco. ¿Su mejor posición? Un segundo lugar (fue el primer sudamericano en la historia en lograrlo), en el 2018.

Kevin, luchando contra las piedras.

Para esta edición, el dúo llegó con pretensiones distintas. Kevin, acostumbrado a pelear la punta, está decidido a ir por la corona: “¿Qué voy a buscar? Yo entreno para ganar, quiero ganar y saldré a dar todo lo mejor de mí”. Luciano, en cambio, metió un rebaje: “No tengo como objetivo ganar ahora, no me pongo esa presión en la cabeza, pero claro que quisiera ganar algún día”. Encima, para darle picante… ¡Son rivales acérrimos! El mayor monta una Honda, mientras que el veinteañero maneja una KTM. Previo al arranque, Kevin aseguró: “Llegó la hora de parar la racha de KTM (lleva 18 años al hilo triunfando)”. Luciano contó: “Nuestras motos están a cinco metros una de la otra. Para los japoneses es una locura, pero no les queda otra que aceptarlo.

Mirá también

La etapa tres fue muy particular para las motos, debido a que un problema en los GPS obligó a recortar la prueba hasta el way point 53, en el kilómetro 389.

Luciano, derrapando entre la arena y las piedras.

De todas maneras, a la dupla no le fue mal y está acelerando cerca de su objetivo primario. Kevin finalizó 3° la jornada y va 2° en la general, a 4m43s del yanqui Ricky Brabec. Luciano, quien sufrió un golpe en su mano izquierda y debió correr el resto de la etapa con la mano inmovilizada (no hay fractura), cerró el día 7° y marcha 8° en la tabla, a 14m20s del líder.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *