¿Cuántos partidos quedan hasta la despedida de Julián Álvarez?

“El problema estaba afuera”, dijo Gallardo sobre la sequía de setecientos nueve minutos que Julián Álvarez interrumpió con un triplete. Y tiene razón: el delantero nunca estuvo fuera del contexto ofensivo de River. La preocupación que debe ocupar al deté y a la dirigencia es lo que ocurrirá dentro de 67 días, cuando lo que esté afuera sea la solución.

Manchester City repescará a su delantero a partir del 7 de julio.Después de un hipotético cruce de vuelta de octavos de final de Libertadores, en caso de que River continúe en la competencia internacional los ingleses ejecutarán la penalidad para interrumpir la cesión a cambio de otro u$s 1,7 millón.

Un monto que eventualmente abultará la cifra de u$s 24.241.457 fijada en la operación de enero. Así Guardiola tendrá sobre hierba británica a ese argentino que “huele gol”. Pero, ¿y River?

Del mismo modo que el equipo logró hacer el click, el hat-click para resultar un tanto más abarcativo conjugando el regreso al gol de Álvarez, ahora la institución deberá calibrar su mirada para intentar atenuar la pérdida de Julián. Hallar a uno nuevo será casi imposible: independientemente de que River logre ocupar el puesto con algún apellido ABC1 (ver aparte) lo que sigue aportando el cordobés en este cierre de ciclo que lleva “con tranquilidad” no se obtiene fácilmente en el mercado.

En menos de un año calendario -es decir, desde julio de 2021, cuando arrancó su semestre de despegue definitivo- marcó 28 goles de los 44 que tiene en Primera y que desde el sábado lo ubican como el segundo goleador de la era Gallardo detrás de Rafa Borré (55). De Junín se trajo su cuarta pelota firmada, premio para cada uno de sus hat-trick: dos veces contra Patronato -una, en realidad, fue por un poker- y otra ante San Lorenzo completan su colección.

Una que tranquilamente podría ampliarse puesto que a Julián le quedan por delante -de mínima- 11 partidos: tres de Libertadores, dos de Copa LPF y seis de la LPF que arrancará el 5 de junio. Y en caso de avanzar más allá de los cuartos del vigente torneo doméstico y a los octavos de la CL entonces tendrá de máxima cuarto cruces extra (semis y final locales e ida y vuelta de ronda de 16 de la Copa).

Dependerá, claro, de si MG extiende la rotación involucrándolo. Sin embargo, la agenda permite imaginarlo con otro balón autografiado y/o más cerca todavía -o por encima- de Borré en el ranking no resulta inverosímil.

Mucho más que goles

Álvarez trasciende el fenómeno del gol. Y por eso no el no haber marcado durante siete partidos cantidad de partidos no le afectó. Su peso específico está ligado a lo colectivo incluso cuando se ha destacado por los festejos.

Julián es quizás el delantero que mejor ha interpretado lo que Gallardo pretende de un ariete. Por inteligencia supo adoptar el rol de falso 9, quitándoles referencia a los zagueros para la irrupción de un compañero a la zona de gatillo.

El ejemplo claro fue la jugada del gol de Enzo Fernández ante Sarmiento en la que él asiste en posición de antiguo número 10, anotándose su 27° pase-gol, rubro en el que también está segundo en el ciclo más exitoso de la historia de River. Y a nivel macro las estadísticas también avalan lo conceptual: en la vigente Libertadores Álvarez es el jugador con más toques claves por partido (5,3). Es decir, aquellos que terminan en remate franco.

Eso también es, desde el glosario guardiolista, “oler gol”. Y a ese repertorio le agregó su facilidad para intercambiar el frac por el overol, recuperando tanto al momento de atorar la salida rival como en la presión post pérdida.

Suplirlo entonces representará un desafío: futbolistas que aseguren tantas alternativas suelen salir, claro, los veintipico de millones de euros -o incluso más- que el City Group no dudó en pagar en enero luego de los excelentes informes que los scouters le acercaron a Pep.

El escaparate propio tampoco ofrece alternativas similares: Braian Romero, voluntarioso, no tiene las aptitudes técnicas de Julián y Lucas Beltrán, encendido y poten-cialmente repescable desde Colón, tampoco comparte repertorio con su coprovinciano. Y siguen sin minutos de élite los juveniles Flabian Londoño Bedoya -recuperándose de una fractura de clavícula- y Joaquín Panichelli, prometedor enganche devenido ariete y goleador de la Reserva.

Guardiola le quitará así una solución a River. Y le generará a Gallardo y a la dirigencia un problema que deberá reparar con lo que haya afuera.

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *