Cracks que sueñan con Argentina

“Dejen de inventar. Ya la flashearon con Cavani, ahora con Vidal”. Eso que se lee bien puede ser el comentario de cualquier hincha en el fútbol argentino. Quienes ven fantasmas o creen que uno se levanta y trata de escribir el guion informativo más atractivo para cautivar audiencias o generar impacto. Bueno, de entrada, abstenerse ese tipo de personas que piensan en este tipo de teorías de fantasías.

Boca quiere a Vidal para la Libertadores.

Boca quiere a Vidal para la Libertadores.

Edinson en su momento coqueteó con Boca y hasta habló con Riquelme, algo blanqueado por ambas partes, no solo la que podría quedar mejor parada, como sería Román. Que no se haya dado es otra cosa, toda negociación tiene distintos finales posibles. Algo similar pasa hoy con su compatriota Luis Suárez: Gallardo le puso su firma a la info de que River soñaba con otro animal de área. Mesurado, el DT contó que había conversado con él y que ya no dependía del club sino de una decisión del 9.

Mirá también

Y a estas historias de pesos pesados que pensaron o piensan en venir al fútbol argentino, ahora se suma la de Arturo Vidal, guerrero chileno que jugó en Barcelona, Inter, Juve y fue campeón de América. Sería un lujo tenerlo en Boca o en cualquier equipo argentino.

Si alguno de estos tres viene, decididamente es porque se respeta el fútbol argentino y con la yapa del anzuelo de la Libertadores. Hombres de Champions, ya con carrerones, con aroma europeo, dispuestos a vivir una aventura. Todos tienen hilo todavía para jugar en Europa, todos analizan pros y contras de Argentina, que atrae en lo deportivo y no en lo económico.

Mirá también

En el caso de Cavani o Suárez, sería para la preparación final rumbo al Mundial de Qatar, además de la exigencia de un fútbol áspero y una Copa siempre compleja. Para Vidal, tentado por la fortuna del Flamengo y hoy todavía con contrato en el Inter de Italia, Boca es Boca, está Riquelme y la chance de vivenciar experiencias únicas. Puede pasar cualquier cosa, si vienen claro está que no es por dólares, en un fútbol que no compite ni con otros mercados de Sudamérica. El orgullo es saber que se toman en serio la chance de venir, pese a todo.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *