Copa de Cristal: River y la necesidad de ganar para no complicar su futuro en Libertadores

El pasar de River en la Liga Profesional es prácticamente ideal. Tan perfecto que asusta (a los demás) e ilusiona (a los propios). Aunque falte aún más de la mitad del torneo por disputar y que el propio Demichelis pide cautela, la proyección del campeonato doméstico da seguridad, por los puntos que ya obtuvo pero sobre todo por las diferencias de juego que ya demostró con la mayoría de sus rivales. Ahora bien, la Copa Libertadores es otra cosa.

La Copa, la medida de todas las cosas y la vara a la que el ciclo Gallardo acostumbró a medir cada temporada, es muy distinta. Empezando por la coyuntura actual: en un Grupo D que desde el sorteo se anunció como una carrera de obstáculos, River arrancó con el pie izquierdo en la altura de La Paz. Por eso, mientras el panorama en la Liga es tan holgado como color de rosas, necesitará enderezar la nave en el plano internacional para no cubrir de espinas el camino por el que buscará acceder a octavos, casi un requerimiento mínimo después de ocho ediciones consecutivas en playoffs durante la era MG. Y enderezar la nave es, lisa y llanamente, ganarle -y en la medida de lo posible con una buena diferencia de goles- a Sporting Cristal este miércoles a la noche en un Monumental que estará a tope por 31° vez al hilo y que verá otra vez al equipo más titular posible.

En todo caso, lo que deberá demostrar el equipo de Micho es que lo suyo es el llano: al nivel del mar lleva ocho triunfos consecutivos (los siete de LPF y el 3-0 a Racing de Córdoba por Copa Argentina) con 18 gritos y ni un solo gol en contra, River tendrá que continuar una racha que tuvo un único asterisco en aquel debut con derrota 1-3 ante The Strongest, en un partido difícil de analizar, en el que cronológicamente pudo haber ganado, perdido por una goleada muy fea y hasta empatado con una remontada épica.

La caída en tierras paceñas aparecía como una posibilidad concreta por las dificultades del caso (no sólo perdió River en la altura en la primera fecha de la fase de grupos: Palmeiras y Flamengo, los últimos campeones y máximos candidatos a ganar la CL en todas las casas de apuestas, cayeron ante Bolívar y Aucas, respectivamente), pero aún así el escenario pone al CARP ante un partido que es poco menos que una final: en un grupo muy parejo, el de este miércoles es uno de esos partidos en los que no está permitido dejar puntos en el camino. No ganarle a un Sporting Cristal que cayó también 3-1 en su debut en Lima ante Fluminense puede implicar que se le complique realmente la clasificación, especialmente con un próximo partido, el del martes 2/5, tan complicado en los papeles en la visita a un Fluminense imparable (por actualidad rasante, el mejor equipo de Brasil) en el Maracaná. Aún con mucho camino por recorrer en el semestre y en el mismo grupo de la Copa, este duelo es una final en la que River tendrá que demostrar que también continúa el legado que dejó Gallardo en términos de mística copera.

Porque en definitiva, y más allá de que este ya es “el equipo de la gente” como dijo Micho, el balance del semestre y el humor del hincha tendrá mucho que ver con lo que pase en el superclásico del 7/5 y en la CL. Y la Copa, ya se sabe, es de Cristal…

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *