Competir con los europeos

Está instalada la convicción de que hoy por hoy, el fútbol sudamericano no puede competir con el europeo. Visto desde el resultadismo duro, después de que Corinthians ganó la final del Mundial de Clubes en 2012, todos los campeones fueron de Europa (Inglaterra, Alemania y España).

Visto desde miradas más amplias, la cada vez mayor diferencia de poderío económico entre el Primer Mundo y el tercero determina, también, ligas de primera, con gran concentración de los máximos cracks, y ligas de segunda.

River, muy inferior al Barcelona en 2015 (Foto Juano Tesone).

River, muy inferior al Barcelona en 2015 (Foto Juano Tesone).

Mirá también

El resultado del sábado confirma la tendencia: Chelsea le ganó a Palmeiras, bicampeón de la Libertadores. Pero si medimos que fue un 2-1 sobre el final del segundo suplementario, cuando ya estábamos ahí de los penales que igualan las chances de todos, podríamos refutar la sentencia. Palmeiras compitió con Chelsea, que no lo pasó por encima y llegó al éxito agónicamente con un penal de VAR.

Otra cuestión es aquella que al estadístico puro le suele importar poco: ¿cómo compitió Palmeiras? Los brasileños parecieron asumirse potencialmente inferiores y se concentraron en anular al rival, con muy débiles intenciones ofensivas, esperando eventuales errores para tener alguna chance y, si no, llegar al final empatados. ¿Es esa la única fórmula?

San Lorenzo solo pareció interesado en que no lo goleara el Madrid en 2014 (AP Photo / Abdeljalil Bounhar).

San Lorenzo solo pareció interesado en que no lo goleara el Madrid en 2014 (AP Photo / Abdeljalil Bounhar).

Mirá también

De los últimos argentinos que llegaron, Estudiantes fue el que estuvo cerca de ganarle al Barcelona de Messi y Guardiola con ese planteo (cayó 2-1 en alargue); San Lorenzo sólo pareció buscar que el Real Madrid no lo goleara (un fácil 2-0); River intentó ir juego contra juego y el mismo Barsa lo aplastó 3-0.

A Pipo Gorosito le preguntaron en La Nación si se podía competir con River, y dijo que en otro deporte, como el básquet o el rugby, en que una gran superioridad potencial siempre se concreta, no tendrían chances. “Pero es fútbol”, dijo.

Este sábado, Unión le compitió a River y lo superó.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *