cómo vive su día a día y cómo intenta zafar de la cárcel

Robinho fue uno de los jugadores más prometedores de la mitad de la primera década del Siglo XXI. Todos los clubes querían contar con los servicios del brasileño que había sido señalado como el futbolista a marcar una época. De hecho, Real Madrid invirtió 24 millones de euros por un pibe de apenas 19 años. Sin embargo, en su paso por la Casa Blanca fue noticia más veces por problemas fuera de la cancha que por las prestaciones dentro del terreno de juego. En ese sentido, comenzó con una larga travesía por el fútbol europeo (Manchester City y Milan) y por ligas de segundo o tercer orden como la china y la turca, hasta pegar la vuelta rumbo a su Brasil natal. Y más allá de todo su talento para quitarse rivales de encima o para marcar goles, la historia lo juzgará como una persona que participó de un abuso sexual en grupo a una mujer en la ciudad de Milán.

Robinho con Guti y Beckham en el Real Madrid.

Robinho con Guti y Beckham en el Real Madrid.

En efecto, casi diez años más tarde la justicia italiana lo juzgó como culpable y hasta están pidiendo que la condena, de nueve años de prisión, sea efectiva (emitieron una orden de captura internacional). A pesar de eso, no puede ser extraditado de Brasil, donde reside actualmente. Sin embargo, su vida cambió por completo. Tanto es así que pasa gran parte del día guardado en su domicilio y rara vez se lo ve caminando entre la multitud de San Pablo. Aun busca privacidad y evitar la mirada ajena, es por eso que optó por dejar de jugar al fútbol-voley en la playas de la ciudad para hacerlo en una cancha privada en el predio de su domicilio. No obstante, algunas veces decide salir a dar una vuelta e intentar vivir como uno más. En ese sentido, fue a la barbería en la que se suele atender, pero se sintió incómodo y sólo habló para señalarle al peluquero qué corte de cabello pretendía. Ni siquiera sonreía o emitía una mueca de tranquilidad, según explicó el sitio UOL.

Mirá también

A pesar de seguir entrenando en un gimnasio profesional construido en su casa y de soñar con poder retirarse dentro de una cancha en el Santos, la realidad marca que es muy complejo volver a verlo tirar paredes de forma profesional. Evidentemente, el tema económico no es un problema ni lo preocupa porque realizó las suficientes inversiones para poder mantener bancar el resto de su vida y la de sus hijos. Libre, pero encerrado, Robinho está cumpliendo su propia condena.

Robinho quería volver a Santos.

Robinho quería volver a Santos.

¿CÓMO INTENTA ZAFAR DE LA CÁRCEL?

Por el momento, no es tan sencillo y lineal que el futbolista termine encerrado entre rejas dado que podrían encontrar un salvataje para evitar esa situación. Brasil, según su Constitución Nacional, prohíbe la extradición de sus ciudadanos. En consecuencia, la sentencia, que ya no puede ser apelada, implica que Robinho terminará preso exclusivamente en Italia o en cualquier territorio que tenga un acuerdo de extradición con el país europeo. “Como la extradición no es aplicable, la justicia italiana puede solicitar el traslado de la ejecución, es decir, ejecutar la sentencia aquí ya que no puede resolverse allá”, comentó el abogado penalista Joao Martinelli en diálogo con el sitio UOL como la única solución viable.

Mirá también

¿Cómo fue el testimonio de la víctima?

Mujeres, denuncien. No tengan miedo de sus agresores porque frente a cada agresor hay otra diez personas buenas que están dispuestas a ayudarlas. Ya sea un amigo, un familiar, un policia, un juez y, sobre todo, la Justicia”, comentó la mujer albanesa, que pidió no revelar su identidad, en un diálogo exclusivo con el medio UOL. Además, agregó: “Aunque los fallos no serán totalmente reconfortantes porque nunca pagará el dolor y la ira sufrida y tampoco te hará volver a ser la personal que eras antes, sí puede servir para otra mujer. Una mujer que puede ser nuestra madre, nuestra hermana, amiga o hija. Únicamente denunciando podemos evitar que estas situaciones vuelvan a suceder”.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *