Cómo jugó Russo en sus últimos equipos… – 16/12/2019


La idea es que todas las categorías del club jueguen como lo hace la Primera y que la Primera respete la historia del club. Y para eso se necesita tener un estilo fiel a la historia de una camiseta tan grande y con tantos éxitos como la azul y oro. Eso es lo que dieron a entender Juan Román Riquelme y compañía, quienes justamente ayudaron a construir esa historia. “No nos gustó ver a un nueve jugando de volante derecho”, fue una de las frases del 10 que más ruido hizo. En ese contexto, Miguel Ángel Russo encaja en la intención de poner el inodoro en el baño y la mesita de luz en el dormitorio.

La imagen de Russo que quedó para todos en Boca es la del campeón de la Libertadores 2007, con Román como principal figura en un claro 4-3-1-2, con una línea de cuatro con dos laterales con proyección como Ibarra y Clemente, un 5 joven con movilidad y juego como Banega y otros dos pibes por las bandas como Ledesma y Neri Cardozo, y en el ataque, uno por afuera y uno por adentro con Palacio y Palermo. Sin embargo, ¿cómo jugaron los últimos equipos de Miguel en su experiencia en el exterior?

Mirá también Mirá también

Colombia (2016/18)

A fines del 2016, Russo fue anunciado como nuevo DT de Millonarios y se encontró con un plantel armado para jugar 4-3-3. Aunque no respondía tanto a su estilo, se adaptó y luego fue mutando entre un 4-2-3-1 ó un 4-4-2. Siempre con laterales que pasaban mucho al ataque, sin enganche y con extremos que sabían hacer diagonales hacia adentro, llevó al equipo al título de liga en su segunda temporada en el cargo y también se coronó en la Superliga, en ambas ocasiones al vencer en finales a dos de sus máximos rivales Independiente Santa Fe y Atlético Nacional.

Para muchos, el Millonarios de Russo fue el mejor equipo que tuvo el club en la última década, por más que su ciclo haya terminado mal a fines del 2018 tras no clasificar a los cuartos de final del torneo. Le valoraron los títulos, pero también haber mirado a las Inferiores.

Mirá también Mirá también Mirá también

Perú (2019)

En la primera parte de 2019, llegó a Alianza Lima y, por su larga y exitosa carrera, despertó mucha ilusión entre los hinchas. Sin embargo, la dirigencia no le trajo los jugadores que él pidió y le costó: la experiencia en Perú no terminó siendo la mejor.

El ciclo enfiló rumbo al traspié a partir de la falta de resultados y de un estilo claro de juego, porque Miguel estuvo lejos de apostar por un esquema “sencillo” como pidió Riquelme, sino que varió mucho los dibujos tácticos. El modelo más usado fue el 4-2-3-1, aunque también dispuso un 4-4-1-1. Y si bien en ambos casos utilizó enganche, ninguno de las características tradicionales como Román, porque tanto Luis Ramírez como Joazinho Arroé tenían un perfil más de delantero y en algún momento hasta aportaron más desde los costados. Eso sí, tanto los volantes como los laterales pasaban mucho al ataque. El joven Kevin Quevedo (volante/extremo) fue la figura del equipo, potenciado por el DT.

De entrada, mostró un equipo fuerte en el medio, pero no lo pudo sostener y se hizo costumbre perder muchos puntos sobre el final de los partidos. Le atribuían esa deficiencia al gran desgaste realizado durante el encuentro, la falta de cambios durante los 90 minutos y a la escasa rotación entre el torneo y la Copa Libertadores.

Mirá también Mirá también

Paraguay (2019)

Cerro Porteño fue el último trabajo de Russo. Asumió en junio con el equipo en los octavos de final de la Libertadores, con la serie frente a San Lorenzo por delante, enseguida priorizó el esquema 4-4-2 y no lo cambió para tratar de encontrar rápido un equipo compacto y sólido, con dos volantes de contención y dos veloces por las bandas (Oscar Ruiz o José Colman por la derecha, Pachi Carrizo por la izquierda) y dos tanques en la delantera (Larrivey y Haedo Valdez). La apuesta era el contragolpe por las bandas o los pelotazos para que los nueves traten de pivotear.

Si bien consiguió una buena cantidad de puntos y superó los octavos ante San Lorenzo, lo condenaron las eliminaciones de la Copa Paraguay ante el débil 2 de Mayo y de la Libertadores contra River. En octubre, después de una derrota 3-2 frente a Capiatá que lo dejó a 13 puntos de la cima, la dirigencia paraguaya le pidió la renuncia. “No esperaba este final”, dijo después. Sin imaginarse que los últimos días del mismo 2019 pueden encontrarlo nuevamente en Boca…

Mirá también TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1