Claves del vertiginoso resurgimiento de Tigre

Las lágrimas en el Monumental, la copa en alto contra Boca en Córdoba, reacomodarse a la segunda categoría mientras se disputaba la Libertadores, el proceso de Martínez que terminó con el regreso a Primera contra Barracas en Banfield y, ya de regreso en la A, estar otra vez en una nueva final. Tigre vivió los últimos tres años como en una montaña rusa de emociones. ¿Por qué fue que descendió? ¿Cómo, cuándo y por qué resurgió? Va un repaso, de aquel llanto a este rugido.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Punto de partida

El 2017 se puede tomar como punto de partida de la debacle. En el torneo de 30 equipos que consagró a Boca, el equipo de Victoria finalizó 24° y empezó su conflictiva relación con los promedios: en junio de 2017, ya se encontraba por debajo de la mitad de esa tabla (17°). Para entonces, Ezequiel Melaraña -había asumido como presidente a principio de año-, prescindió de Pedro Troglio en marzo y se inclinó por Facundo Sava. De ahí en más, comenzó una danza importante de técnico, que duraban muy poco en el cargo. Porque el Colorado se fue tras perder por goleada ante Vélez, en junio. En su lugar asumió Ricardo Caruso Lombardi, con la ilusión de cambiarle la cara en el ámbito local: llegaba un nuevo torneo todos contra todos, pero con 28 equipos. Pero esto no pasó, y a finales de 2017, Caruso dejó su lugar en el banco tras caer ante Temperley.

La llegada de Cristian Ledesma, en su debut como DT, fue la novedad de 2018 para los hinchas. “Me encantaba la forma de trabajar del Lobo Ledesma. Le veo mucha similitud con Diego Martínez. Al Lobo no le fue bien pero ese plantel fue el que terminó coronando en 2019 ante Boca en Córdoba”, comentó Melaraña hace unos días sobre el paso del ex volante central por el club. A Ledesma le siguió un interinato de Juan Blengio y, luego, Mariano Echeverría. Para fin de año, Tigre terminó en zona de descenso, producto de un 24° puesto en el torneo de 2017/18, y un 17° lugar en la Superliga 2018/19, que se estaba disputando.

Para Cristian Ledesma, Tigre fue su primera experiencia como DT (Foto: Marcelo Carroll).

Para Cristian Ledesma, Tigre fue su primera experiencia como DT (Foto: Marcelo Carroll).

El 12 de febrero de 2019 se dio un quiebre importante: agarró Néstor Gorosito. Pipo, el DT del Matador subcampeón de la Copa Sudamericana 2012 en un polémico partido frente a San Pablo, llegaba para salvar del descenso a un equipo que ya estaba muy comprometido. La idea se impuso rápido: asumió en la fecha 19, con Tigre 16°, metió cuatro victorias -inclusive ante River en el Monumental- y dos empates, para dejarlo en el 9° puesto, y en zona de Copa Sudamericana. Sin embargo, el Matador terminó descendiendo, producto de las malas campañas anteriores.

La primera estrella

Pero ese equipo estaba destinado a hacer cosas grandes: una vez finalizada la Superliga 2018/19, y con el descenso consumado, Tigre jugó la Copa de la Superliga: un torneo a eliminación directa entre los 26 equipos de Primera. En la Primera Fase eliminó a Colón (3-2 global); en octavos, a Unión (4-3); en cuartos, a Racing (3-2); en semis, a Atlético Tucumán (6-0); y en la final, venció 2-0 a Boca, con goles de Federico González y Lucas Janson. En Córdoba, sí, como la que se jugará este domingo a las 16 entre los mismos protagonistas. Una de las diferencias entre las finales, la marcó Melaraña: “La particularidad para esta final con Boca es que estamos recién ascendidos. La vez pasada ya habíamos descendido”.

Pipo, en la celebración de Tigre por el título en la Copa de la Superliga. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi / archivo)

Pipo, en la celebración de Tigre por el título en la Copa de la Superliga. (Foto: Rolando Andrade Stracuzzi / archivo)

Tachame la doble

Con la base del equipo que salió campeón, y con el mismo entrenador, Tigre salió a jugar la Primera Nacional y la ¡Copa Libertadores!, no hizo mucha fuerza -fue último, con un punto sobre 18 ante Palmeiras, Guaraní y Bolívar- pero le sirvió económicamente para mantener el plantel. En octubre de 2020, por los malos resultados, Gorosito decidió dar un paso al costado y comenzaría una nueva etapa…

Diego Martínez dando indicaciones, en River-Tigre, por los cuartos de final de la Copa LPF.

Diego Martínez dando indicaciones, en River-Tigre, por los cuartos de final de la Copa LPF.

Diego Martínez llegó al club a principios de 2021, para tratar de devolverlo a la A. El primer año en la PN no consiguió el objetivo: quedó eliminado ante San Martín de Tucumán en los playoffs. Pero al siguiente torneo anual, el Gigoló demostró de qué está hecho. “Esto era impensado hace un tiempo. Hace poquito estábamos jugando en la Primera Nacional. Faltaban pocas fechas y estábamos a siete puntos de la punta. Después ascendimos”, comentó Melaraña sobre el presente del equipo. Porque recién en la fecha 33 (de 34) pudo alcanzar la cima de la zona A, tras vencer a Almirante Brown. En la última fecha tuvo que jugar ante San Martín de Tucumán, su escolta, al cual le ganó 2-0 y aseguró el pase a la final contra Barracas: partido que terminó 1-0 con gol de Cristian Zabala. Sufrió, pero ascendió.

Los festejos de Tigre por la vuelta a Primera (Mario Quinteros).

Los festejos de Tigre por la vuelta a Primera (Mario Quinteros).

Mirá también

Mirá también

La última hazaña

De esa final en la PN en noviembre a esta final en la Liga en mayo. ¿Cómo pasó eso? Lo principal es que Martínez logró mantener la base del ascenso y le sumó refuerzos de categoría: Mateo Retegui, Facundo Colidio y Alexis Castro son algunos nombres que llegaron para complementar un equipo que, en la última fecha, se metió 4° en la Zona B de la Copa de la Liga. Y se le venía River…

Marinelli y Prediger encabezan el festejo, tras superar a Argentinos en los penales. (Maxi Failla).

Marinelli y Prediger encabezan el festejo, tras superar a Argentinos en los penales. (Maxi Failla).

Eso no lo achicó, todo lo contrario: fue al Monumental, impuso condiciones y eliminó 2-1 a los de Marcelo Gallardo. Luego, se midió ante Argentinos en semis: fue 1-1 en los 90′ y el pase se lo terminó llevando por penales. Con todo este camino recorrido, Tigre viajará a Córdoba en busca de ponerle la segunda estrella a su escudo. A rugir de nuevo.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *