Chicago se quedó sin técnico y asoma otro

Nueva Chicago quiere dar rápidamente vuelta la página. No hay tiempo para lamentos ni para demorar la toma decisiones. Apenas 24 horas más tarde de finalizar su participación en la temporada, la dirigencia está a un pasito de cerrar la llegada de un nuevo entrenador. ¿Quién? Alfredo Grelak. Tras la culminación del ciclo de Walter Marchesi, los popes se movieron con agilidad y faltan detalles para confirmar la flamante contratación, con el objetivo de mejorar lo hecho en un 2021 para el olvido y mentalizarse en el próximo campeonato, donde se estima (todavía no está asegurado) que podrían retornar los descensos al fútbol argentino.

Más allá de los pobres números de Marchesi (dirigió 20 partidos y apenas sumó 15 puntos, producto de tres victorias, seis empates y 16 derrotas), la delicada situación deportiva -e institucional- del Torito viene de arrastre. Comenzó el torneo con el Yagui Forestello y, en relación al primer encuentro que disputó, sólo permanece un jugador de aquella formación: Enzo Lettieri. ¿El resto? La mayoría rescindió su contrato por falta de pago o por acuerdo con el club. Como consecuencia, los de Matadores finalizaron últimos en la Zona A de la Primera Nacional y fueron el peor equipo de toda la categoría.

El primer paso para cambiar la mano y torcer el panorama es cerrar cuanto antes el nuevo técnico para empezar a armar el proyecto 2022. Es que si no quiere seguir sufriendo, Chicago deberá ser inteligente para reforzarse ante las complicaciones económicas. Grelak, hombre con pasado en las Inferiores de Quilmes, se encontrará con un plantel repleto de pibes que fueron apurados para llegar a Primera, uno de sus desafíos más importantes. Esta sería su sexta excursión por el Ascenso, ya que luego del Cervecero, pasó por Almagro, Mitre de Santiago del Estero, San Martín de San Juan y Boca Unidos, en el Federal A.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *