Chicago perdió y quedó cerca del descenso

Era una final. Era un partido de seis puntos. Los dos llegaban con el mismo objetivo: sacar un resultado positivo para alejarse de los puestos de abajo y sacarse de encima el fantasma del descenso. Ninguno quiso regalar nada, ambos se pusieron el cuchillo entre los dientes en un duelo lleno de condimentos y con mucha tensión en el medio. Sin embargo, Flandria sorprendió a Nueva Chicago y le dio un nuevo golpazo que metió de lleno en la pelea por mantener la categoría.

Con la presión de jugar en Mataderos, el Torito tomó las riendas del encuentro, se hizo dueño de la pelota y contó con varias situaciones de peligro para destrabar el marcador en el primer tiempo. Pero la buena actuación de Juan Manuel Lungarzo mantuvo en juego a un Canario que tenía el estreno de Felipe de la Riva como entrenador luego de la salida de Andrés Montenegro, el hombre que lo devolvió a la Primera Nacional.

A partir de la llegada del uruguayo al banco de suplentes, la visita cambió el libreto y, ante la necesidad de sumar como visitante, paró dos líneas de cuatro bien juntitas para intentar evitar lo menos posible y tratar de golpear de contra. Y el arquero fue clave para eso: le sacó dos remates a Brian Guerra y otro a José Luis Fernández, mientras Paul Charpentier tuvo un tiro que se fue apenas desviado.

Si bien el local tuvo varias oportunidades para ponerse en ventaja, algo que parecía merecido, la visita estuvo muy cerquita de dar la sorpresa a partir de un cabezazo de Brian Ferreyra que salió a centímetros del arco de César Taborda, un espectador de lujo en la primera etapa.

En el complemento, Chicago no tuvo el mismo empuje, bajó el rendimiento y Flandria sacó provecho de la única situación clara que tuvo a partir de un centro de Enzo Trinidad y el anticipo goleador del ingresado Nicolás Toloza. Así, el Canario volvió a la victoria después de siete partidos (3PE y 4PP), salió de la zona roja (metió a Sacachispas) y complicó aún más a un Torito que llegó a diez sin vencer (3PE y 7PP) y que se fue insultado y silbado de su propia casa.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *