Chacarita y un empate que estira la definición

Del éxtasis a la frustración. De la locura a no poder entender lo que estaba sucediendo. De sentirse en la final por el primer ascenso a la necesidad de remar un poco más para conseguir el objetivo. Chacarita ganaba en San Martín y desataba la fiesta de sus hinchas, pero un penal zonzo en tiempo de descuento le arrebató los tres puntos y, si bien sigue líder en la Zona B, se fue masticando bronca por el 1-1 contra Estudiantes de Caseros.

Pese a enfrentarse a un equipo que no peleaba por nada, al Funebrero le costó hacer pie en su propia casa. Por un lado, tuvo que batallar contra su propia ansiedad de ponerse rápidamente en ventaja. Por el otro, con un rival que jugó relajado y sin presiones luego de haberse salvado del descenso hace un par de jornadas. Es cierto que tuvo aproximaciones en el primer tiempo y que Lucas Amadé fue determinante para aguantar el cero en su arco, pero los nervios se sintieron en un Chaca que careció de volumen de juego.

¿El Pincha? Apostó a la contra, no le cobraron un claro penal en el primer tiempo y, ya con espacios en el ST, agarró mal parado al Fune y lo dejó con diez jugadores por la expulsión de Nicolás Caro Torres, pieza clave en la defensa.

Sin embargo, más allá de la inferioridad numérica, los de Aníbal Biggeri se ilusionaron con el gol de Ricardo Blanco. El 10, de lo mejor de la PN, apareció en el momento indicado para poner el 1-0. Aunque en el epílogo del partido, Andrés Zanini bajó a Ian Vera en el área y Lautaro Parisi cambió el penal por gol: 1-1 y definición en la última jornada.

Así, sigue dependiendo de sí mismo y ahora deberá visita a Rafaela.

LA VOZ DEL CAPITÁN

Chacarita se fue masticando bronca por la oportunidad desperdiciada. Y si bien sigue dependiendo de sí mismo para llegar a la final por el primer ascenso, la calentura por la igualdad se sigue sintiendo. Y Luciano Perdomo llevó un poco de tranquilidad luego del 1-1 con Estudiantes.

“Estábamos un poco ansiosos, pero el equipo volvió a demostrar las agallas que tiene. Dependemos de nosotros, eso es lo que nos prupusimos en la primera fecha en Puerto Madryn”, contó el capitán del Funebrero, quien no podrá estar en la última fecha con Rafaela.

El volante, que tenía cuatro amarillas, confesó que le pidió a Andrés Merlos que le sacara “amarilla” para “limpiarse”. “Lo hice cuando íbamos 1-0, no después”, agregó el jugador que fue amonestado a los 48’ del segundo tiempo.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *