Centurión malgastó su don

Entre los que nacen en las cunas más desfavorecidas y transitan sus primeros años entre gente de avería, desbordados por la pobreza y las privaciones, algunos parecen elegidos, como ungidos por un don. Ricardo Centurión tuvo un don: unas fantásticas condiciones para jugar al fútbol.

Desde que debutó en 2012 en una camada de carasucias de Racing (Vietto, Fariña, Zuculini, De Paul), hizo ilusionar con que las madres argentinas habían puesto en el mundo a otro crack para la historia.

Su debut en el Ciclón, en enero pasado (Foto Prensa San Lorenzo).

Su debut en el Ciclón, en enero pasado (Foto Prensa San Lorenzo).

Mirá también

Diez años después, tiene en su palmarés el gol del título del Racing de Cocca en 2014, una muy entusiasmadora participación en el Boca campeón local del Mellizo Guillermo en la 16-17 y poco más: un paso por una selección Sub 20 de corto vuelo y, al influjo de su nivel en el arranque de 2018, la ocurrencia de unos cuantos de que podía hasta llegar a ser uno de esos que se cuelan a último momento en la lista para el Mundial.

Fue muchísimas más veces noticia por los desórdenes de su vida personal, incidentes, peleas en boliches, choques de autos manejando en mal estado y faltas a sus obligaciones profesionales. De casi todos los clubes terminaba yéndose mal, como le pasó en su otra etapa de Racing, cuando quedó separado del plantel que fue campeón por un desplante público al DT Coudet.

Mirá también

La misma vida que le esquivó la sortija, su mismo don, el fútbol, siguieron dándole una y otra vez oportunidades. Se la dio Vélez en 2020; terminó casi sacándoselo de encima. Se la dio San Lorenzo este año, y ya trabaja en apurar su salida.

Muchos rebeldes, indóciles e indisciplinados han sido tolerados en el fútbol justamente por el don; se les han perdonado cosas que a otros no. Y Centurión se quedó en aquella gran promesa, y ya no pasa de una linda gambeta o un buen gol cada tanto. Fue dilapidando sus múltiples chances y cada vez van quedando menos razones para pensar en darle una más.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *