Central agotó las entradas para el clásico

No hay que sorprenderse si hay mucho tráfico en Rosario en estos días. No son piqueteros, es el fútbol, porque los hinchas de Central y de Newell’s ya juegan el clásico en las calles. Y puede ser un derby decisivo para Cristian González: el Kily todavía no encuentra un rendimiento parejo del equipo. No hay certezas sobre el 11 que parará: parecía que iba a haber cambios, pero el jueves paró el mismo equipo que perdió contra Barracas. Lo que sí está claro es que el Gigante de Arroyito estará explotado.

Mirá también

Mirá también

Son partidos en los que, vaya como vaya el club, el hincha siempre dirá presente para alentar. Las entradas se agotaron el miércoles, en tres días. Primero se vendieron las populares, y para el martes ya no había más. Y después las plateas, que duraron solo 24 horas. Habrá casi 45.000 personas en el estadio, el próximo domingo a las 14.

Toda la semana se habló del tema de la seguridad y los presidentes de los clubes se juntaron en el Monumento a la Bandera pidiendo por un clásico en paz. Incluso, el secretario Canalla, Guillermo Haono, advirtió que “habrá un operativo de prevención grande” y recomendó ir con tiempo.

Mirá también

En las calles de Rosario ya se vive el partido. Todo es ansiedad, nerviosismo, y nadie se lo quiere perder. La Lepra tuvo su banderazo, y la Academia organizará su ceremonia. Es que como dice el canto: no ven la hora de que llegue el domingo. Pasión, intensidad, fútbol y una fiesta en las tribunas. Todo eso se vislumbra una vez más en la previa de una nueva edición del Central-Newell’s, el clásico que divide en dos a toda una ciudad.

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *