Brasil en Qatar para inaugurar el estadio de la final?

La FIFA comunicó, en una fallo polémico, que el partido entre Argentina y Brasil, suspendido el 5 de septiembre cuando Anvisa entró al estadio en San Pablo, deberá definirse dentro de una cancha, más allá de las multas y sanciones (a cuatro argentinos) que completan la notificación. Ahora bien, ¿donde se jugaría? Qatar busca un partido para inaugurar el estadio Lusail, el de la final. Parece un escenario ideal.

Mirá también

Si bien la AFA apelará el fallo y Claudio Tapia ya mostró su disconformidad con lo decidido, empiezan a vislumbrarse posibles sedes por si la FIFA y el TAS le dan luz verde a la primera determinación. Así, aparecen dos horizontes: Europa, con Wembley a la cabeza, o Qatar, para inaugurar el único estadio que falta abrirse al público.

El Lusail, con capacidad para 80 mil personas, es donde una selección levantará la Copa del Mundo el 18 de diciembre. Está casi listo y Olé lo pudo visitar a fines del 2021. Los organizadores de Qatar 2022 tenían previsto inaugurar este pintoresco estadio con la Copa del Emir, pero tener un Argentina – Brasil es mucho más atractivo, no solo para los qataríes, sino también para el resto del mundo.

El Lusail Stadium.

El Lusail Stadium.

Por ahora habrá que esperar que pasa con la apelación de la AFA y la respuesta final que llegue desde FIFA. Desde Argentina solicitaron “los fundamentos legales de la decisión” y sorprendió mucho la suspensión de cuatro jugadores (Martínez, Romero, Buendía y Lo Celso) por dos fechas. Por eso, el fallo final aún no está cerrado.

¿Cómo es el Lusail? Imponente

El estadio de la final es un lujo de diseño, tecnología y cultura. Su estructura está firme y ya decorada, los asientos instalados y tapados para cuidarlos de la arena que vuela en el desierto, el césped verde, con las luces que lo van preparando… Está listo para ser inaugurado.

Mirá también

La recorrida a la que pudo acceder Olé empezó transitando los 20 kilómetros que hay entre Doha y Lusail, ciudad que se empezó a construir a partir del estadio, pegada al mar del Golfo Pérsico. Desde Doha hay dos maneras de llegar: por la autopista Al Khor y por la línea roja del metro que sale desde la capital del país árabe. Es un trayecto de 20 minutos.

El Lusail Stadium.

El Lusail Stadium.

De afuera es lindo a la vista. El elegante color dorado que recubre la estructura hace juego con el color de la arena que vuelta constantemente (parece neblina, pero no lo es). El diseño se basó en la conjunción de las vasijas o cuencos de Oriente Medio y la linterna de fanar, una especie de lámpara antigua. Al unir esos dos objetos se generó el Lusail, una cancha basada en tradiciones árabes e islámicas, como también en el trabajo artesanal de la edad de oro del arte qatarí. Hay historia, cultura y mucho arraigo.

Ya en el estadio, el lujo no es vulgaridad. Cuenta con un espacioso vestuario, coqueto, con mesa en el centro, donde Lionel Scaloni podría dar su charla técnica antes de cada partido (¿y de la final?). En una habitación están las camillas para masajes y en otra aparece el jacuzzi con un pequeña pileta.

Un camino que va directo al césped y al ruido: los jugadores se encontrarán con unas tribunas inmensas y 80 mil personas esperando por el show. Es el estadio más grande en tamaño y capacidad de todo el Mundial. Mirando para arriba, allá donde terminan los asientos, empieza un techo bello desde lo estético y práctico desde lo climático. Deja pasar la cantidad justa de luz para que el pasto crezca bien y el calor no sea sofocante. Tiene instalado un sistema de aire acondicionado impresionante, lleno de bocas que tiran frío y hacen que el calor ni se acerque.

Mirá también

No puede faltar una zona VIP en una sede de estas características. Y está también lista, con sillones y una bar que te recibe antes de salir a una terraza de cara al campo de juego. Desde ahí se ve realmente perfecto. El ángulo justo, ni tan cerca, ni tan lejos, ni tan bajo, ni tan alto. Por esa zona andarán jeques, dirigentes y demás personalidades.

El Lusail Stadium.

El Lusail Stadium.

El plan de esta construcción no es solo para el torneo más importantes a nivel de selecciones, ya que después del Mundial, se rebajará el aforo del estadio y el nivel superior será reutilizado en la ciudad. También, en las partes que ya no se utilicen, se armará una escuela, viviendas, tiendas y centros médicos. Donarán materiales a comunidades que lo requieran, sea en Qatar u otros países de la zona.

El 18 de diciembre es el Día Nacional de Qatar. En esa misma fecha se jugará la final de la Copa del Mundo y se conocerá un nuevo campeón. 

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *