Boca, con todo el Arsenal tras la “intoxicación”

El plantel de Boca sigue agrietado, no podía ser de otro modo, dado que está grietada la política interna, la relación entre la dirigencia (Boca Brandsen y Boca predio) y la relación entre Riquelme y Battaglia. Era cuestión de tiempo hasta que las esquirlas de la división llegaran también a las entrañas del vestuario, que ya venía herido por el desplante de Cardona, la fuga de Villa y los etcéteras que llegaron hasta el escándalo del lunes pasado en el hotel donde Boca se concentra. La posterior pantomima de querer tapar el sol con un hisopo, con la mentira flagrante de los “intoxicados” dejando expuesto al técnico delante de todos los medios, produjo un sismo entre Battaglia y los jugadores, a quienes señaló de haber filtrado los detalles escabrosos del affaire Zambrano, Villa y Cardona y la inconducta de hacer entrar mujeres y alcohol a las habitaciones del Intercontinental. Así, saldrá a jugar este sábado ante Arsenal en Sarandí, por la Liga Profesional.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Así y todo, parece mentira que Boca esté cerca de conseguir uno de los objetivos que se fijó cuando se quedó afuera de la Libertadores ante Mineiro, y cuando el título de la Liga Profesional quedó demasiado lejos dado el pésimo inicio del equipo bajo las órdenes de Russo. Con un triunfo ante uno de los equipos de más bajo rendimiento en el torneo (por algo está último), Boca se asegurará al menos el repechaje para la próxima Libertadores. Todo, con la chance de conseguir un lugar en la fase de grupos si le gana a Talleres la final de la Copa Argentina, el miércoles en Santiago del Estero.

Hoy Boca está obligado a cerrar filas a como dé lugar, olvidarse de las discusiones internas (el jueves, sin ir más lejos, se cruzaron Almendra y Cardona en la práctica) porque se le vienen dos finales seguidas. Sí, Arsenal esta tarde en el Viaducto y el miércoles ante Talleres en Santiago. Battaglia, si quiere seguir hablando de Boca en tiempo presente, deberá ganar el título, aunque eso ni de cerca será suficiente para mantener el cargo. Por eso, el entrenador dejó de lado cualquier posible sanción para los “intoxicados”, señal que cuando hay hambre no hay pan duro. Y en su entorno dicen que “pondrá lo mejor” tanto hoy como el miércoles. La frase, igual, habrá que tomarla con pinzas, dado la inclinación visceral que tiene el DT a cambiar compulsivamente nombres y esquemas. Por lo pronto, en la lista de concentrados están todos. Desde Rojo e Izquierdoz hasta el trío descarriado de Zambrano, Villa y Cardona. No está Almendra, suspendido por cinco amarillas.

Mirá también

Por lo pronto, Battaglia sigue enojado con los jugadores, y quizá por eso no paró ningún equipo pensando en Arsenal. Una forma de hacerle entender al plantel su descontento: en ese plano, no hay indispensables, cualquiera puede jugar, cualquiera puede salir. De todas maneras, la postura tiene el techo que marca la realidad: no hay mucho que inventar, y al fin de cuentas el DT deberá recurrir a los de siempre. Será el equipo base, con Cardona de enganche, Ramírez de interno izquierdo, y la dupla Villa-Vázquez arriba.

Igual, con Battaglia nunca se sabe, desde el momento que cambió más de medio equipo para jugar contra Independiente, rompiendo un estructura que, mal o bien, había funcionado hasta aquí.

De aquí a una semana, se sabrá dónde quedó parado Boca y qué ocurrirá con el entrenador, y desde ahí el futuro del plantel, con muchos futbolistas con el cartel de remate. Y si las fuerzas internas contenidas en corset de la necesidad de cerrar el año con los objetivos (módicos)conseguidos, desatará la tormenta tan temida. Por el momento, el Arsenal está listo.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *