banderas al revés, gritos contra Tinelli, Lammens y el plantel

El patrón se repite. Hay silbatina, insultos, gritos y a la vez caras de resignación. Se trata de casi un copy-paste del escenario del 2 a 2 ante Platense. El Pedro Bidegain de nuevo es un lugar de expresión para el hincha de San Lorenzo. Uno que, enfurecido por el presente institucional y deportivo del club, vuelve a mostrar su cólera con la cúpula dirigencial. Ya no sólo a través de cantos sino exhibiendo sus banderas al revés. En el código de la cancha, una señal de extrema desaprobación.

El patrón se repitió, sí. Los hits previo al kick off reiteraron insultos para Marcelo Tinelli y para Matías Lammens, los dos hombres fuertes de la CD (aunque Horacio Arreceygor es el presidente en funciones, el poder operativamente recae en el Ministro de Turismo de la Nación). A la salida de los equipos a la cancha también tronó el “que se vayan todos, que no quede ni uno solo”, acompañado del “Boedo va a salir campeón el día que se vayan todos los hijos de puta de la comisión”.

Al mismo tiempo, también se escuchó un bramido apuntado a los futbolistas, el “a ver si ponen huevo” dentro de un contexto de trapos rotados 180° en la popular local (no hubo banderas ni en las plateas ni en el sector visitante, ocupado también por fanáticos cuervos). El único eximido fue Sebastián Torrico, héroe recurrente e ídolo de San Lorenzo aplaudido cuando se acercó a ambas cabeceras.

El Patrón se repitió. San Lorenzo se vio superado futbolísticamente, una constante de los últimos tiempos. Esta vez el rival que lo maniató, aun sin sobrados recursos, fue Patronato. El gol del 1 a 0, convertido por Axel Rodríguez, interrumpió momentáneamente el clima de arenga que se había dado durante el primer tiempo. Y la expulsión a expensas del VAR de Nicolás Fernández Mercau por un claro planchazo funcionó como tecla de play para que regresara el “que se vayan todos”, reiterado luego del gol de Gudiño para el 2-0.

“Es San Lorenzo la puta que lo parió…”, sacudió entonces el Bidegain. Y con destino claro: aunque los futbolistas transitoriamente están en un pésimo momento, con la pelea por la permanencia como riesgo latente para 2023, que luego del segundo gol de Patronato volvieran los insultos para Lammens y Tinelli fue una señal evidente. Son los directivos los principales apuntados, los principales desaprobados. Por eso incluso hubo reproches en el segundo piso, en los alrededores de los palcos.

Lammens y Tinelli, señalados

El “dirigentes la concha de su madre, a ver si se dan cuenta que no los quiere nadie…” bajó en efecto derrame desde las tribunas apenas Bareiro marcó el descuento. Los hinchas de San Lorenzo reprueban a Tinelli por sus equivocaciones en el manejo del club desde que asumió como presidente luego de las elecciones de 2019, pero también por la licencia que se tomó hace 11 meses (vence a mediados de mayo), precisamente en pleno recrudecimiento del deterioro institucional. A su vez los cuervos señalan a Lammens, presidente durante siete años entre 2012 y 2019 y alejado de los micrófonos, al que consideran partícipe necesario de la falta de conducción.

Los movimientos que la dirigencia generó para intentar generar un clima de mayor confiabilidad quedaron en stand by: el Ministro de Turismo le pidió expresamente a MT que decida si renuncia a su cargo, o bien, si regresa al sillón tras su alejamiento temporal.

La popular de San Lorenzo con los trapos al revés (Twitter @ElPlateista).

La popular de San Lorenzo con los trapos al revés (Twitter @ElPlateista).

Sin embargo, el conductor de tevé exigió unos días para comunicar su decisión. Y esto de algún modo frenó los planes. Tal sensación de indefinición no logró aplacar los ánimos, ni siquiera después de la victoria frente a Unión en Santa Fe. Y quedó evidenciado en el clima pre y post partido.

Porque San Lorenzo parece estar estancado en su constante indecisión. Adentro y afuera de la cancha, donde se exigen quizás más respuestas. Por eso el bramido. Porque pasa el tiempo y el Patrón se repite.

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *