así se prepara para el Súper

Es una semana especial. Sin embargo, Boca parece vivirla con tranquilidad. Tan bueno es el clima que se vive en el plantel xeneize, que se dio en estas horas una decisión que no es habitual, pero que refleja de alguna manera ese ambiente: Battaglia abrió el entrenamiento. De esta manera, se pudo seguir de cerca la práctica del plantel previo al superclásico. Y Olé estuvo presente…

Por empezar, Battaglia reunió a sus jugadores y, tras darle la bienvenida al Chelo Weigandt, quien se reintegró al grupo tras su desgarro grado 2 en el aductor izquierdo, el plantel se dividió en varios subgrupos para encarar un circuito físico con pelota. Todo bajo la supervisación del entrenador.

Mirá también

Mirá también

Las caras sonrientes de los jugadores, distendidos, fueron otro reflejo de cómo se espera el choque contra River. El invicto de ocho partidos del ciclo (siete por la Liga y uno por Copa Argentina), da confianza. Y aunque Boca deberá defender el cambio de racha en el superclásico que inició con Russo (dos eliminaciones mano a mano consecutivas), no hay reflejo de tensión. Todo lo contrario…

Mirá también

La actividad también siguió con un circuito de fuerza, con pesas y trineos, mientras los arqueros comenzaron su trabajo con su entrenador Fernando Gayoso. Todo, en el marco de un gran clima. Con los jugadores haciéndose algunas bromas, mostrando una y otra vez que llega de la mejor manera en lo anímico a uno de los partidos más trascendentes del año…

Luego​, el plantel se fue para otra de las canchas del predio, a realizar un trabajo táctico. Ahí, ya sin que puedan ser visualizados por los periodistas, Battaglia volvió a dividir al equipo en zonas para ir ensayando una idea del equipo que jugará el domingo en el Monumental.

¿Habrá cambio de esquema?

Para el superclásico, el juego por las bandas que explota River con sus marcadores laterales puede provocar que la vuelta del 4-3-3 sea una posibilidad, con dos de los extremos entre los 11 titulares para contener esa arma del rival. Así, debería resignar un volante y tocar la idea madre.

Otra imagen del entrenamiento en Ezeiza. (Prensa Boca)

Otra imagen del entrenamiento en Ezeiza. (Prensa Boca)

Por lo pronto, en el mediocampo, sin Ramírez, descartado por lesión, Campuzano y Almendra se anotan para enfrentar a River. Si mantiene la línea de cuatro en esa zona, entre Cardona y Molinas saldrá el enganche. Y el cuarto integrante, que viene siendo el pibe Rodrigo Montes, esta vez tendrá competencia: la experiencia de Diego González y Esteban Rolón será tenida en cuenta.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *