Armani, un arquero que nada lo detiene

No es la primera vez ni será la última. Franco Armani sabe bien esto de lucharla, de tener fe en sus condiciones, de pelearla y dar el salto a la Selección. Ahora le tocó un nuevo desafió y nada lo detuvo. River jugó de mal a muy mal y Vélez parecía que podía ganarle por goleada el primer partido de los octavos de la Copa Libertadores. Y sin embargo, si el equipo de Gallardo se mantiene con chances fue porque Armani se bancó solito lo que era un aluvión de los pibes del Fortín. Y claro, Olé y Rexona lo eligieron si dudas como el mejor de Millo.

Ellos tuvieron opciones, nosotros en el primer tiempo también. Hay que seguir trabajando, ahora a pensar en el fin de semana y después preparar la vuelta. Son partidos friccionados y físicos, hay que estar presentes. Cuando se hacen de lucha y de combate, tenemos que estar presentes”, fue la respuesta de Armani cuando todos lo ponían a él como gran figura.

LAS ATAJADAS DE ARMANI

Las dos más difíciles fueron dos atajadas a Osorio. En la primera estuvo rápido de reflejos y tapó con el pie, a pesar de que la definición del delantero por el segundo palo no fue la mejor. Y la segunda, una bien digna suya: le achicó rápidamente, lo dejó sin opciones y le ahogó el 2-0. Esta, fundamentalmente, fue una reacción que a muchos hinchas les dejó el sabor de aquellas a Gremio y Boca en la Copa del 2018, que terminaron siendo clave para ganar esas llaves..

Aunque también tuvo suerte: sobre el final, el propio Osorio se sacó de encima a Enzo Pérez sobre la izquierda y definió fantástico al ángulo, pero el travesaño le negó el grito. Y sí, Armani se ganó el premio del mejor de la noche. 

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *