Almirante no levanta y Güemes lo aprovechó

Entró bien despierto. Cuando apenas se jugaban algunos minutos del encuentro, Almirante Brown sacudió la modorra con un golazo de Florián Monzón, el hijo del Moncho que llegó hace unos meses a préstamo desde Vélez y ya sumó su segundo grito en la temporada. Parecía un sueño hecho realidad. Parecía que el equipo iba a volver a la victoria después de tres empates y una derrota. Sin embargo, se pegó una siesta en Santiago del Estero y Güemes se terminó quedando con el primer tiempo en el torneo para superar a Santamarina en el fondo de la tabla. Ay…

Todavía está masticando bronca todo Isidro Casanova. Todavía está masticando bronca Fabián Nardozza, el hombre que llevó a La Fragata a pelear el campeonato pasado (cayó en el Reducido) y que no le encuentra la vuelta en este 2022. Todavía está masticando Manuel Peralta Salinas. Sí, porque el arquero fue protagonista directo de la levantada del Gaucho. Con el partido 1-0, el arquero no puso a nadie en el primer palo para evitar lo que terminó sucediendo: el golazo olímpico de Claudio Salto.

El empate lo dejó de cama a la visita. Es que nunca logró levantarse del golpazo que recibió pocos minutos más tarde de haberse puesto en ventaja. Como si fuera poco, el local sacó pecho y, sin sobrarle mucho juego (fue puro empuje), contó con las mejores situaciones de peligro para destrabar el marcador. ¿Cuáles? Un cabezazo que se fue desviado y un centro que Nicolás Juárez no llegó a conectar con claridad.

Y cerca del epílogo del ST, Almirante volvió a pagar caro una falla en una pelota parada: dos cabezazos de Güemes luego de un tiro libre y gol del interminable Ramón Lentini para desatar la locura en el Norte.

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *