Alarma por Salvio – Olé


A esta hora, entre los que no pueden viajar de Europa y lo complicado que es armar la lista para las Eliminatorias, Lionel Scaloni debe estar más nervioso que el que contaba los votos de Pensilvania en las elecciones a presidente en Estados Unidos. La última mala noticia para el entrenador de la Selección se dio en el final del partido ante Newell’s, cuando Eduardo Salvio recibió una falta de atrás de Santiago Gentiletti que lo desacomodó y ahí sintió un tirón en el posterior izquierdo. “Una molestia”, fue el primer diagnóstico, el mismo que se da siempre que aparece un dolor muscular.

Pero las alarmas ya están encendidas. En la Selección y en Boca también. En el equipo de Scaloni, porque el Toto era uno de los convocados del fútbol local y porque el mediocampista es muy tenido en cuenta por Scaloni. Y porque últimamente al Toto se le viene complicando jugar en el equipo nacional. Antes de las dos primeras fechas hubo un revuelo al rededor de él ya que se rumoreó que había sido afectado por Covid, enfermedad que Salvio ya había tenido meses atrás en Boca. Finalmente, fue desechada esa posibilidad y el Toto ingresó desde el banco en el triunfo ante Perú y después no participó en el triunfo ante Bolivia en La Paz.

Mirá también Mirá también

Pero tanto o más preocupado que Scaloni está Russo. Es que si se llega a comprobar una lesión muscular grave (desgarro, por ejemplo), Salvio prácticamente está afuera del partido de ida frente a Inter de Porto Alegre, por los octavos de final de la Libertadores. Hoy, restan apenas 16 días para ese partido que se jugará en Brasil el próximo 25 de noviembre, lo que lo pone en una situación delicada, ya que un desgarro son, de mínima, tres semanas. Y si es una contractura llegaría muy al límite. “Hay que esperar, hay que evaluar, terminé recién de hablar con él, todavía no sabemos nada, hay que esperar. El que entra busca y eso es lo bueno, hay sana competencia”, dijo Miguel.

Mirá también Mirá también

Salvio volvió a tener un partido sólido, con apariciones importantes. La mejor, el anticipo al mal pase de Pablo Pérez, que terminó en una asistencia exquisita para una más exquisita definición de Carlos Tevez para el primer gol. Y después, a los 24 del segundo, pudo convertir su propio gol, en un buen pase de Villa que encontró al Toto entrando de frente al arco, abrió el pie para colocarla contra un palo, pero la pelota se le fue apenas afuera. Una pena la lesión final, con ese gesto de fastidio y resignación. Hoy seguramente le harán una evaluación, eventualmente algún estudio por imágenes para determinar qué tiene. Mientras, todos a rezar, con Miguel y Scaloni a la cabeza.

Mirá también Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *