Al fin la Selección de todos

Hay postales de la noche del Monumental que marcan a fuego lo que es esta Selección dulce. Que gane, empate o pierda, está claro que la puede rescatar de situaciones complejas. Se ve en la victoria, pero ese espíritu grupal es el que también seguramente aparecerá en la difícil. En cada gol argentino lo mejor es que se vieron los dos extremos.

Con los hinchas disfrutando a mil de este momento de luna de miel con invicto y Copa América, en el primer gol todos fueron a abrazar a Messi, ese gol medio de carambola en el pase a Nico González. Montaña sobre el 10, y en la otra punta el Dibu Martínez festejando en soledad, sin gestos ampulosos, a veces innecesarios.

Dibu Martínez, por primera vez con su público, que lo adora (EFE / Juan Ignacio Roncoroni).

Dibu Martínez, por primera vez con su público, que lo adora (EFE / Juan Ignacio Roncoroni).

Mirá también

Y el ritual se repitió en el de De Paul, con otros nueve jugadores corriendo como en el sprint final de una carrera, para sumarse a los festejos y compartirlo. En el arco lejano, Dibu tomando agua al lado de un palo, observando la alegría, contemplando. Y también en el tercero, de Lautaro.

Son momentos, para aprovechar y disfrutar. En otra época, seguro que alguno de los zapatazos de Suárez entraba y arrancábamos perdiendo. Hoy, Dibu es idolatrado por carácter y por cómo responde, nadie lo tenía unos meses atrás en las encuestas, era casi anónimo. Hoy Di María es coreado cuando se para a hacer un calentamiento previo. Hoy hasta se canta por Rodrigo, que no es el cuartelero sino De Paul.

Para Messi, banderas y reverencias (AP / Gustavo Garello).

Para Messi, banderas y reverencias (AP / Gustavo Garello).

Mirá también

En el ambiente se respira un aire de felicidad, de identificación con jugadores, con el fútbol (que a veces sale y otras, no). Hay reverencias permanentes a Messi (tuvo su fiesta post partido), hay energía de la buena para crecer. Sin creérsela, ese es el camino, porque esto es largo y falta mucho para Qatar.

Hay que aprovecharlo y sacarle el jugo, se puede mucho más. El alto espíritu colectivo se nota, hay química interna y externa. Y hasta se grita por la Scaloneta

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *