A River le sobra altura – 18/12/2019


Tal vez sea el grupo de la muerte. Porque hay que ir a jugar a la altura dos veces, porque hay que enfrentar a un cuco del continente. Aunque en San Pablo, en Liga de Quito y en Binacional, el campeón peruano, pensarán que es el grupo de la muerte principalmente porque está el River de Gallardo. O el mejor equipo de América desde hace años.

De cualquier manera, se puede imaginar que al Muñeco no le habrá gustado demasiado el sorteo de la Copa Libertadores, especialmente por un par de viajes bastante incómodos y por los miles y miles de metros sobre el nivel del mar que suman sus destinos en Perú y en Ecuador. Como casi siempre: no será fácil. Primero porque el San Pablo es una potencia en el continente, uno de los pocos equipos sudamericanos a los que MG no pudo vencer a lo largo de estos cinco años y medio (empate 1-1 en Núñez y derrota 1-2 en el Morumbí en la Copa 2016 y 0-0 y caída por penales en un amistoso por la Florida Cup en 2017). Un equipo que tiene a figuras de la talla internacional de Dani Alves, a Alexandre Pato, a Juanfran y que promete hacer otra inversión multimillonaria para esta edición de una Copa que ya ganó tres veces. Eso sí, el equipo que le terminó vendiendo a Pratto a River (y que durante 2019 presionó de manera exagerada con el cumplimiento de las últimas cuotas de pago) viene de salir sexto en el Brasileirao, muy lejos de Flamengo.

El grupo de River también es el de la muerte porque es el único en el que hay tres campeones de Copa Libertadores: Liga de Quito, que la ganó con Bauza en 2008, es otro rival conocido que presentará la ya clásica dificultad de jugar en los 2.850 metros de altura de la capital ecuatoriana, donde el River del Muñeco jugó dos veces y perdió las dos: 0-1 contra la Liga por la Sudamericana 2015 (un resultado que, tras un 2-0 en Núñez, le alcanzó para avanzar) y el recordado 0-2 contra Independiente del Valle en 2016. Este último partido tiene sus implicancias en la actualidad: el técnico del actual campeón de la CS en aquella oportunidad era Pablo Repetto, el uruguayo que hoy dirige justamente a la Liga.

El vice de River Jorge Brito y el secretario Ignacio Villarruel, presentes en el sorteo.

Aunque Repetto no será el único entrenador que ya conozca muy bien al River de Gallardo: el coach de Binacional de Perú es el colombiano Roberto Mosquera, otro viejo enemigo copero. Mosquera fue el deté que complicó a River en 2015 con Juan Aurich (dos 1-1 en fase de grupos: el último insólito por la cantidad de llegadas de ese equipo del Muñeco que luego sería campeón) y que también lo enfrentó en la Libertadores 2017 con Jorge Wilstermann, en aquella serie inolvidable en la que River revirtió largamente un 0-3 en la altura de Cochabamba con aquel 8-0 record en el Monumental con un Scocco brillante. La complicación de Binacional es doble: aunque es cierto que esta es su primera participación en una Copa Libertadores, viene de salir campeón en su liga y seguramente será local en los 3.825 metros sobre el nivel del mar de Juliaca, una ciudad que está a la vera del lago Titicaca, limítrofe con Bolivia. Y, claro, no es un lugar al que River pueda llegar por un vuelo directo. ¿Por qué aún no está confirmado que jugarán allí? Porque deben terminar con las obras de luz artificial requeridas por la Conmebol en el estadio Guillermo Briceño Rosamedina, donde hace de local: en la última Sudamericana, por eso, se mudó a Arequipa para enfrentar a Independiente (ganó el Rojo 2-1 allá y 4-1 acá), donde la altura es de 2.335 metros (River ya jugó allí, y ganó, vs. Melgar en 2017).

¿Alguna complicación más? Sí: el primer partido de la fase de grupos, que aún no está definido, deberá jugarlo sin público por la sanción de Conmebol tras la semifinal de ida de la última Copa frente a Boca.

Así y todo, la mayor complicación debería ser para el resto: van a jugar contra el equipo de la década en Sudamérica.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1