a 15 años del soñado regreso de Román a Boca

Tras casi seis años en un gran nivel con la camiseta de Boca, y luego de haber ganado todo (tres torneos locales, dos Copas Libertadores y una Intercontinental), en julio del 2002 Juan Román Riquelme emigraba a Europa para finalmente protagonizar un paso corto por el Barcelona y uno más exitoso, donde mostró toda su jerarquía, en el Villarreal. Sin embargo, enemistado con la dirigencia y el cuerpo técnico del Submarino Amarillo, el talentoso enganche optó por retornar al país y se ponía de vuelta la azul y oro, un 18 de febrero de 2007. Sí, hace ya 15 años. Y, en toda su plenitud, el de Don Torcuato conquistó América y agigantó aún más su idolatría.

Por aquel entonces con 28 años, el volante creativo se puso nuevamente la casaca del Xeneize -en esa ocasión blanca con líneas finitas azules- en la Bombonera y ante Rosario Central, por la segunda fecha del Clausura 2007. Fue 1-1, con goles de Emilio Zelaya y Rodrigo Palacio. En ese compromiso, Boca no encontró buen juego y JR fue de mayor a menor. Eso sí, el 10 ya mostraba indicios del nivel que explotaría un par de meses más tarde en la obtención de la Libertadores: tiró un caño y hasta intentó un gol olímpico que estuvo cerca de meterse en el arco de los rosarinos, custodiado por Cristian Darío Álvarez.​

Mirá también

De todas maneras, lo que más resaltó de esa tarde en Brandsen 805 fue el aliento de la hinchada para el ídolo en su regreso: el estadio casi se cae abajo cuando JR dio un pase de caño antes del minuto de comenzado el encuentro. Además, aparecieron banderas como “Volvió la magia”, “Un topo vale más que 100 burros” y “Román esta es tu casa y la 10 es tu camiseta”, entre otras. Y para colmo, un tal Diego Armando Maradona se sumó firme al cantito “Riquelme, Riquelme…”. Un marco totalmente festivo, pese a que el equipo no consiguió la victoria.

Diego, con Claudia y Gianinna, en su palco en el Templo (EFE).

Diego, con Claudia y Gianinna, en su palco en el Templo (EFE).

Mirá también

Y a su vez, con Central fue el presagio de lo que se vendría. Tan solo cuatro meses después de ese partido ante el Canalla, Román le dio una alegría todavía más grande al hincha boquense. En los partidos de eliminación directa de la Copa fue la gran figura del equipo de Miguel Angel Russo y con tres goles en las finales se convirtió en el gran responsable de que Boca se impusiera ampliamente ante Gremio y levantara la Sexta y -por ahora- última conquista de América del Xeneize.

Ese 18 de febrero, hace ya 15 años, Russo mandó a la cancha a Mauricio Caranta; Hugo Ibarra, Jonathan Maidana, Daniel Díaz, Claudio Morel; Sergio Orteman, Sebastián Battaglia, Neri Cardozo, Román; Palacio y Martín Palermo. En el entretiempo ingresaron Clemente Rodríguez por el Cata y Pablo Ledesma por el uruguayo Orteman. Y cerca del final, el Titán le dejó su lugar a Bruno Marioni. Para la visita, jugaron figuras como Angel Di María y el Kily González.

Y así como hace 15 años los hinchas lo ovacionaron, hoy siguen recordando ese momento tan importante en la historia del club desde sus redes sociales. Lo que había sido ese préstamo por seis meses como una salida de emergencia por el conflicto que había tenido con el presidente del Villarreal, Fernando Roig, y con el chileno Manuel Pellegrini, el técnico del club que era dueño de su pase; se convertiría en uno de los capítulos de amor entre Riquelme y Boca, los cuales todavía continúan latentes, aunque ahora en su rol de dirigente. Un romance eterno…

Esa tarde en la Bombonera con el Kily, por entonces capitán de Central y ex compañero de Román en la Selección.

Esa tarde en la Bombonera con el Kily, por entonces capitán de Central y ex compañero de Román en la Selección.

Mirá también

Mirá también

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *