Video: cómo son los primeros días de las trigemelas de Lomas de Zamora en su casa



“Mi nombre es Leonel Chainski y acá estoy con Delfina… que le tuve que preguntar recién a la madrina quién era ¡porque son muy iguales!”, dice Leonel y se ríe con la misma cara de ternura y asombro -y ojos cansados- que lleva puesta desde hace dos meses, cuando nacieron sus hijas Julieta, VIctoria y Delfina, las trigemelas de Lomas de Zamora.

La vida de Leonel y Vanina Catalá Ortmann es una montaña rusa desde febrero. En estos casi 10 meses supieron que iban a ser papá y mamá por partida triple, que sus hijas no eran trillizas sino trigemelas idénticas -un caso que se da cada 200 millones de embarazos-, el 25 de julio las vieron nacer en tres minutos -entre las 22.02 y las 22.05-, pasaron casi dos meses en Neonatología de la clínica IMA,de Adrogué, y desde hace tres semanas están con ellas en su casa del barrio San José.

“Es bastante impredecible con ellas el día a día”, describe el papá. “Cada vez que las vas a cambiar es una sorpresa -cuenta-. Pueden ensuciarte todo por completo: mesa, cambiador, ropa, hasta el freezer y la pared. Es una cosa de segundos, que te dan vuelta la casa en nada”.

“¡Son muy iguales!”, dice Leonel Chainski, el papá.

“A veces estamos de madrugada limpiando y cambiando pañales cinco veces seguidas”, agrega. 

Días tranquilos hay pocos para la familia. Y noches, ni hablar. Es el momento en que las hermanas comienzan a estar más activas. “Las tres se pueden dormir enseguida o no, pueden estar hasta 3 o 4 horas seguidas haciendo berrinche por los cólicos o el reflujo. Se van despertando y eso puede ser que dure media hora o estemos toda la noche tratando de calmarlas”, explica Leonel.

En la casa de Vanina y Leonel todo es una locura. “Una locura muy linda”. así describe el papá. “Toman la mamadera y de repente se ríen, y se vuelca todo, un desastre -cuenta riéndose-. También cuando les hablas. Todo lo que hacen te derrite. Todo el sacrificio que hacemos, que es muy agotador y estresante, vale la pena”.

Victoria, Delfina y Julieta, las hijas de Vanina Catalá Ortmann y Leonel Chainski.

A veces una está en el living y otra en la cocina y se gritan, se comunican entre sí. “Las tres hacen ruidos distintos. Se hablan entre ellas, todo el tiempo. Es muy gracioso y loco cuando se ponen a charlar”, dice Leonel.

¿Horario para dormir? Las trigemelas no tienen horario. Según los papás, Julieta es la “más dura” para cerrar los ojos pero una vez que se duerme, lo hace profundamente.

“Para poder dormir necesita escuchar a las hermanas, ellas le pueden estar gritando, pero se duerme igual. Victoria es la más tranqui, la más prolija para todo. Delfina la sigue a Juli, y es la más mimosa”, las describe.

¿Dormir juntas? “Imposible”, aseguran los papás. Aunque a veces pasa.

Si no les duele algo, no se despiertan. El reflujo o los cólicos son las causas más habituales de los anocheceres agitados. “Son días complejos donde descansamos poco. Pero es así, todos los días son distintos”, explica Leonel

Eso sí, cuando se duermen, pueden hacerlo en cualquier lado menos donde los papis quieren. “Nosotros creíamos que las tres iban a poder dormir en una practicuna”, admite Leonel antes de contar que una noche debió salir desesperado a las cuatro de la mañana a comprar tres colechos para que cada una tuviera el suyo.

El living de la casa de Temperley, “tomado” por las practicunas. En comida y pañales gastan $29.000 por semana, y por ahora no reciben ninguna ayuda.

“Las practicunas nos terminaron ocupando todo el comedor. No pueden estar mucho tiempo juntas y menos dormir juntas”, detalla. “Duermen en la cama, en el sillón, en cualquier lado menos en el colecho”, agrega, otra vez risueño. Aunque, aclara, “ahora ya las estamos acostumbrando”.

Durante el día siempre hay algún familiar que ayuda. De noche, todo queda entre ellos. “Hace cuatro días que no dormimos”, confiesan Vanina y Leonel.

Extremando los cuidados por el coronavirus, solo salen para ir a los controles médicos y por ahora vienen recibiendo buenas noticias. “Ya fuimos a tres controles pediátricos y el peso de las bebas viene bien, aumentando”, comenta Leonel. También fueron al oftalmólogo “y tienen una vista bárbara”, agrega.

Estuvieron 49 días en Neonatología y hace tres semanas que viven en su casa del barrio San José.

“También les hicimos la vacunación en Temperley -señala-. La Municipalidad nos ayudó y facilitó los tramites para vacunarlas. Ahora tenemos que vacunarlas todos los meses hasta los siete meses”.

Otro tema son los gastos. Los ingresos de Leonel y Vanina rondan los $60 mil mensuales. Y entre alimentación -leche antireflujo- y pañales están gastando $29 mil por semana. Por ahora no tienen ninguna ayuda, cuentan con sus ahorros y analizan la posibilidad de sacar un crédito.

“Ya nos empezamos a ver en un aprieto económico -reconoce el papá-. Estamos comprando todo con nuestros ahorros, nuestra vida dio un vuelco total y  lo económico es la parte mas complicada. En una semana consumieron ocho latas de leche. Estamos a la espera de la respuesta de Ioma, para ver si nos cubren alguna parte”

Julieta, Delfina y Victoria, las trigemelas de Lomas de Zamora.

Qué es un embarazo monocorial triamniótico

Julieta, Victoria y Delfina nacieron el 25 de julio, un mes antes de lo previsto, por cesárea y sin complicaciones. Por el adelantamiento del parto y el bajo peso (nacieron con alrededor de 1,5 kilo cada una) permanecieron 49 días en la clínica IMA, de Adrogué.

Lo singular de su caso fue que a diferencia de la mayoría de los trillizos, las tres nenas provienen de la fecundación de un solo óvulo por un espermatozoide. Fue un “embarazo monocorial triamniótico”.

Se calcula que un caso así se da una vez cada 200 millones de embarazos. Si se tiene en cuenta que en la Argentina hay algo menos de un millón de nacimientos por año, el cálculo es simple: uno cada 200 años.

“Se trata de un embarazo monocorial triamniótico, lo que significa que las tres niñas son genéticamente idénticas. Por lo general, uno aprende estas cosas en libros pero es muy difícil encontrarlas en la vida real. Más cuando se dan de manera natural como en esta pareja”, contó María Inés Visco, la ecografista que atendió a Vanina durante el embarazo.

JT

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA



Fuente >>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CLip art of Flip Day 2 CLip art of Flip Day 1 CLip art of Flip Day 1